Los líderes de Junts y de ERC, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, se han reunido este miércoles en la residencia que el expresidente catalán tiene en Waterloo (Bélgica), en el primer encuentro entre ambos desde octubre de 2017, hace casi cuatro años.

Es la primera vez que se ven desde la declaración de independencia que el Parlamento catalán aprobó ese año, tras la que Puigdemont huyó a Bélgica y Junqueras ingresó en prisión, de la que ha salido gracias al indulto que ha concedido el Gobierno español a los presos independentistas.

Junqueras y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, así como los exconsellers Raül Romeva, Dolors Bassa y Meritxell Serret, llegaron a pie hasta la residencia de Puigdemont, quien no salió a recibirles.

Minutos después, los cinco representantes de ERC, incluido Junqueras, y Puigdemont, el exconseller Toni Comín, así como el rapero mallorquín Josep Miquel Arenas, conocido como Valtònyc, quienes les esperaban en la residencia del expresident catalán, salieron juntos para posar ante los fotógrafos antes de iniciar el encuentro.

"Será un placer y una oportunidad más de hablar con él y de compartir visiones sobre el presente y el futuro", dijo ayer Junqueras en declaraciones a la prensa, durante una visita a la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia).

"No nos hace falta ninguna reconciliación porque, le aseguro que por mi parte, siempre ha habido voluntad de entendimiento", añadió el exvicepresidente de la Generalitat.

Desde el entorno de Puigdemont se asegura que la reunión tiene un carácter estrictamente "personal" y que "no se hablará de política".

Las mismas fuentes señalaron que la reunión incluirá una comida en la que también estarán, además de los líderes de JxCAT y ERC, Forcadell, Romeva, Bassa, Serret y el exconseller Toni Comín, así como el rapero mallorquín.

En un principio también estaba previsto que asistieran los exconsejeros Clara Ponsatí y Lluis Puig, pero finalmente se descartó su presencia por asuntos "personales", según un comunicado del Consell per la Republica, el ente que preside Puigdemont.

Está previsto que Junqueras comparezca ante los medios de comunicación al término de la reunión, delante de la residencia de Puigdemont, el cual no tiene previsto atender a la prensa.

Durante la última semana se especuló con la posibilidad de que la reunión entre ambos se produjese en Estrasburgo, aprovechando la visita de Junqueras al Parlamento Europeo, que celebra su sesión plenaria de julio. Pero Puigdemont decidió no viajar a la ciudad francesa, por lo que el encuentro tiene lugar en Bélgica.

Antes de ir a Waterloo, a las fueras de Bruselas, Junqueras se reunió con el nuevo responsable de la delegación de Cataluña ante las instituciones europeas, Gorka Knörr.