Pere Aragonès ha sido investido este viernes nuevo presidente de la Generalitat, y desde el nacionalismo y algunos medios afines lo han enumerado como el 132 presidente de la institución catalana. Se trata de un cálculo recurrente, que tomó vuelo con la eclosión del procés independentista, en 2012, con Artur Mas.

En uno de los viajes internacionales para promocionar el plan rupturista, el expresidente catalán aseguró en la radio pública de Nueva York que Cataluña había tenido 129 presidentes. Y no dudó a comparar esa cifra con el hecho de que Estados Unidos, entonces con Barack Obama en la Casa Blanca, solo tuviera 44.

Este planteamiento bebe de las tesis más esencialistas del nacionalismo, que consideran que la "nación catalana" es anterior a España y de la que emanaría una legitimidad preexistente a la Constitución española surgida del pacto de la Transición. Pero el registro, como han denunciado historiadores como Joaquim Coll, está manipulado.

Durante la legislatura de Mas, la web de la Generalitat publicó un listado de presidentes que se remontaba a 1359, fecha en el que el nacionalismo oficialista establece que fue nombrado el primer 'president'. Esta lista procede de la obra dirigida por Josep M. Solé Sabaté, 'Historia de la Generalitat de Catalunya i dels seus presidents' (2003). Este autor, sin embargo, especifica que durante la edad medieval y moderna eran diputados eclesiásticos de más preeminencia de la Diputación General y su labor consistía en presidir los actos oficiales.

"Lo más lamentable es que no pocos medios y periodistas reproduzcan acríticamente la falsedad del relato nacionalista", afirma Coll en conversación con Vozpópuli. Coll, en un artículo publicado en 'El Periódico', añadía que Berenguer de Cruïlles (que inicia el registro oficial en 1359) hasta el 121, Josep de Vilamala (1714) nunca recibieron el tratamiento de de "presidentes".

Exclusión de los borbónicos

El presidente de la Asociación de Historiadores de Cataluña Antoni Campany, Òscar Uceda, también ha cuestionado la veracidad de la clasificación hecha por la Generalitat. El historiador destapó cómo, durante la celebración del tricentenario durante el Ejecutivo de Artur Mas, se ocultó la presidencia de Francesc de Valls Freixa (117 presidente) por combatir junto al lado borbónico el asedio austriacista en 1705.

El tricentenario fue un acto conmemorativo organizado por el Govern de Mas que celebraba los 300 años desde la Guerra de Sucesión. El nacionalismo versionó el relato para hablar de una "guerra de secesión de Cataluña contra España". Este aniversario centenario coincidía con la primera votación ilegal del 9 de noviembre de 2014 y se abrió un museo en el Borne Centro Cultural para revindicar esa nueva efeméride.

El historiador Uceda, que cuestionó el registro oficial, fue vetado por ERC, JxCat y el PDeCAT a participar durante la anterior legislatura en la comisión de cultura del Parlament donde la oposición parlamentaria lo había invitado para hablar del "derecho de los catalanes a recibir una información de su historia de forma rigurosa, académica y libre".

Generalitat Carlista

En la clasificación, también se excluyen a diputados nombrados por Juan II, padre de Fernando el Católico, cuando se encontró en guerra contra la nobleza.

El historiador y arqueólogo Roger Molinas, que en Twitter se apoda 'Arqueòleg Glamurós', también desmontó en su momento otro de los mitos del nacionalismo, que en la vigilia del 11 de septiembre celebra en el Fossar de les Moreres, en Barcelona. Molinas asegura que ahí nunca se enterró ningún "mártir nacionalista".

Este viernes, en Twitter, denunciaba que en la lista oficial, donde se han añadido "122 obispos", se han "olvidado de añadir a los dos presidentes de la Generalitat Carlista, que lucharon por una España monárquica absolutista, católica y feudal", como fueron Rafael Tristany y Francesc Savalls.

Revisonismo histórico

No es la primera vez que desde las instituciones catalanes manipulan la historia para ponerla al servicio del objetivo separatista. Una de las entidades que ha tenido más predicamento entre los líderes independentistas es el Institut Nova Historia, que reivindica la catalanidad de figuras como Cristóbal Colón, Américo Vespuccio, Miguel de Cervantes, William Shakespeare, Nicolás Copérnico, Hernán Cortés o el Cid Campeador, entre otros.

El Institut Nova Historia, fundado por Jordi Bilbeny y Albert Codines, adquirió relevancia pública con su teoría de que el descubrimiento de América fue obra de catalanes, financiados por la Corona de Aragón (que el nacionalismo llama catalanoaragonesa) y que el cartógrafo genovés, Cristóbal Colón, en realidad se llamó Cristòfor Colom y nació en algún lugar indeterminado de Cataluña.

El ahora presidente Pere Aragonès reconoció en marzo de 2020 en sede parlamentaria que el Govern había financiado con tres millones de euros a dos empresas vinculadas al Instituto Nova Historia, cuyo titular era Albert Codines.