Después de las jornadas en Barcelona del Círculo de Economía, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, regresa al Gran Teatro del Liceo de la Ciudad Condal para celebrar un gran acto, con 300 miembros de la sociedad civil catalana, para promocionar los indultos y reivindicarse como el artífice del deshielo institucional entre la Generalitat y la Moncloa.

"Sánchez cree que las alianzas con los partidos nacionalistas y regionalistas son la única manera de mantenerse en el poder", explica una fuente consultada por Vozpópuli que asistirá este lunes en este acto presidido por el jefe de Gobierno. Quienes han sido invitados desconocen el contenido del evento, pero algunos quieren también expresar al presidente de su visión sobre Cataluña. En especial, desde que la vicepresidenta primera Carmen Calvo, en sus últimas comparecencias públicas, hablara del nacionalismo catalán como si fueran los únicos interlocutores en la región.

De hecho, el acto en el Liceo se celebra con dos frentes abiertos para Sánchez, que le van en contra en su intención de reflejar una imagen de distensión y concordia entre los distintos agentes políticos catalanes. Por un lado, sus principales socios externos en el Congreso, ERC, se ha desmarcado del acto. Creen que se trata de "publicitar" la concesión de los indultos y que Sánchez quiere sacar rédito de esta medida de gracia. No se espera, en este sentido, la presencia de ningún miembro del Govern.

En paralelo, 20 entidades constitucionalistas leerán ante las puertas de la institución, a las 11:30h de la mañana, un carta que también entregarán a Sánchez contra los indultos y el hecho de que se silencie la oposición catalana al nacionalismo. Francisco Oya, quien se encargará de leer el manifiesto, explica a instancias de este medio que "las asociaciones de la Resistencia catalana están absolutamente indignadas con Pedro Sánchez. Venir a Barcelona a vender unos indultos indecentes, en el templo de la oligarquía catalana y sin dignarse escuchar a los ciudadanos leales". "Rompe todos los récords de vileza política", remacha.

"Las víctimas del procés"

En la misiva, los abajo firmantes explican que las "víctimas del proceso secesionista catalán no son los gobernantes que incumplieron las leyes y malgastaron los fondos públicos, sino los catalanes que también nos sentimos españoles, cumplimos las leyes y que, desde hace muchos años, somos privados de nuestros derechos más elementales".

En esta línea, añaden que "de ninguna de las maneras nos vamos a resignar a que se nos trate como ciudadanos de segunda" y consideran que "estos indultos otorgan privilegios a políticos condenados por sedición y malversación, mientras se deja a merced de estos a las verdaderas víctimas".

Otras de las entidades que rechazan el perdón a los líderes del 1-O son Impulso Ciudadano, S'ha Acabat o Asamblea por una Escuela Bilingüe, que también han enviado una carta abierta al presidente. Según ha podido saber Vozpópuli, Societat Civil Catalana sí que asistirá, después de que la entidad constitucionalista solicitara esta presente. "Si nos invita al presidente del gobierno vamos y escuchamos y luego reiteramos con educación y firmeza nuestra posición", explica Fernando Sánchez Costa.

Junqueras saca pecho ante Sánchez

Por el contrario, el líder de ERC condenado por sedición, Oriol Junqueras, así como el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, han considerado que la concesión de esta medida de gracia demuestra las "vulnerabilidades" del Estado y que es un "triunfo" para el independentismo.

También el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha salido al paso antes de la celebración del acto de Sánchez para rebajar las aspiraciones del presidente del Gobierno. Ha dicho que Sánchez se ha visto obligado "hacer uso casi forzado de unos indultos que, de no hacerse, tendrían que hacerse igualmente por la decisión de la justicia europea".

Por su parte, el vicepresidente del Ejecutivo catalán, Jordi Puigneró, ha sostenido que Sánchez, en vez de ir al Gran Teatro del Liceo "a hacer márketing de los indultos, lo que tendría que hacer es ir al Parlament a explicarlos". Asimismo, se ha dirigido a Sánchez para preguntarle "cuándo respetará España la inmunidad" de Puigdemont, y ha tachado de inadmisible que la Unión Europea permita que el país no lo haga, según él. Se esperar, también, protestas en las calles organizadas por la ANC y grupos de CDR.

Y es que desde el Govern están preocupado por el efecto que puedan tener los indultos en la imagen internacional de España. El acto del Círculo de Economía de la semana pasada ya desconcertó a ERC, que vio una suerte de "pinza entre el rey, Sánchez y los empresarios" para abrir una "nueva etapa" en Cataluña donde el jefe del Estado y el Jefe de Gobierno ocupan la centralidad y exhiben sintonía.