El líder de ERC, Oriol Junqueras, ha criticado este martes que el Tribunal de Cuentas haya fijado provisionalmente en 5,4 millones de euros las fianzas para él y decenas de cargos y excargos de la Generalitat por los gastos para promocionar el 1-O en el exterior, y ha defendido: "No renunciaremos nunca al combate por la amnistía".

En un apunte en Twitter este martes, ha lamentado que el Tribunal de Cuentas le exija "casi dos millones de euros por haber defendido la democracia", en referencia al 1-O. "Una vez más, la represión se abalanza sobre nosotros y sobre nuestras familias", ha añadido el dirigente republicano, al que el Tribunal de Cuentas le pide 1,9 millones de euros.

Junts pide la retirada de la Abogacía del Estado

Junts per Catalunya, por su parte, ha registrado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley para que la Abogacía del Estado se aparte de la causa abierta en el Tribunal de Cuentas. Como avanzó Vozpópuli, el presidente de la Generalitat ha desembarcado en Madrid este martes para solicitar a Moncloa que la Abogacía del Estado se retire como parte afectada en este proceso que pide, hasta la fecha, fianzas de 4,5 millones de euros a los 40 cargos independentistas investigados por malversación.

Ahora son los de Carles Puigdemont quien toman el relevo y han anunciado el mismo día que se celebra el encuentro entre Sánchez y Aragonès su iniciativa que busca la "finalización de la persecución económica de los represaliados catalanes por parte de la Abogacía del Estado".

Junts considera que el órgano fiscalizador "depende directamente de las Cortes Generales", según el artículo 136 de la Constitución, y que en consecuencia "ejerce sus funciones por delegación de éstas en el examen y comprobación de la Cuenta General del Estado". En este sentido, añaden que la Abogacía, como defensora de los intereses del Estado, es quien tiene capacidad para apartarse de esta causa.