El Govern de la Generalitat está negociando con la Caixa d'Enginyers la concesión de los avales a los 34 encausados por el Tribunal de Cuentas por el gasto exterior destinado al procés. En el pasado, según ha podido saber Vozpópuli, la entidad se encargaba de garantizar, a través de "cheques conformados", que se había recaudado el dinero de las fianzas a los líderes independentistas en distintas causas en los juzgados. Desde la entidad explican, a instancias de este medio, que respetan la "confidencialidad" de sus clientes, pero a diferencia del resto de entidades, que han cerrado la puerta a colaborar con el Govern en este asunto, no niegan esta posibilidad.

Durante el anuncio del nuevo decreto ley de la Generalitat para crear un fondo de riesgo con 10 millones de euros para contravalar a los afectados en la causa en el ente fiscalizador, el conseller de Economía, Jaume Giró, explicó que ya están negociando con una entidad. Las fuentes consultadas añaden que hay "dos bancos que trabajan con la administración" que están estudiando la propuesta de la Generalitat.

Precisamente el pasado lunes 28 de junio el Departamento de Economía comunicó que se ampliaban de dos a cinco las entidades bancarias que "gestionarán los servicios de tesorería centralizada" de la Generalitat: "Caixabank, BBVA, Caixa d'Enginyers, Banc Sabadell y Banco Santander prestarán, a partir de finales de julios y durante el próximo año, los servicios que requieren la tesorería corporativa y la de las entidades públicas", rezaba la nota de prensa. Hasta la fecha, era Banco Sabadell y Caixabank quienes colaboraban con la administración autonómica.

A diferencia de las fianzas anteriores, que se cubrieron a través de la colecta ciudadana, ahora el Ejecutivo catalán pide una implicación -y riesgo mayor- a esta entidad. En las anteriores ocasiones, el cheque conformado que realizaba Caixa d'Enginyers era un trámite habitual para mover grandes cantidades económicas de forma segura en el depósito que pedía la justicia. Pero, en ningún caso, se trataba de conferir un préstamo o aval.

La caja de la ANC y de Pablo Iglesias

Esta vinculación de la caja presidida por José Oriol Sala con la órbita del nacionalismo no es nueva. En la Asamblea General ordinaria de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) en 2016, celebrada en Manresa se aprobó el uso de la Caixa d'Enginyers como entidad bancaria.

Así lo resume el acta de la asamblea: "Los informes de gestión, económico, y el presupuesto para el nuevo año, una propuesta de incremento de cuotas, el uso de Caixa d'Enginyers como a entidad bancaria y hacerse socios de Som Energia, así como la convocatoria de elecciones para el próximo 14 de mayo han estado aprobadas por una mayoría de asociados en diversas votaciones a mano alzada".

Asimismo, fue la única entidad bancaria que no trasladó su sede fuera de Cataluña en los momentos más tensos del procés independentista, como sí hicieron otros dos bancos catalanes como Caixabank y Banc Sabadell. Este hecho dio mucha popularidad a Caixa d'Enginyers dentro del nacionalismo, ya que no abandonaron el territorio en los momentos más críticos.

Aunque desde la entidad nunca se han posicionado a favor de la independencia, forman parte de este círculo de empresas ubicadas en sectores estratégicos -energía, seguros o finanzas- que quieren ser de obediencia estrictamente catalana y competir con las grandes empresas del Ibex-35. Como informó Vozpópuli, hay un nicho de mercado para grandes compañías catalanes que consideran que su margen de crecimiento pasa por invertir en sectores estratégicos y en "clave de país", en alusión a Cataluña.

Caixa d'Enginyers, además, fue quien concedió la hipoteca en 2018 de 660.000 euros a Pablo Iglesias e Irene Monteros en condiciones muy competitivas para comprar su chalé en Galapagar. "Caixa d'Enginyers está bien colocada y se lleva bien con el poder catalán y sectores de Podemos", apostillan dichas fuentes.

De hecho, con su inclusión como caja de referencia de la administración pública catalana, la entidad culmina un proceso de integración en el territorio. También colabora con un Máster de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y mantiene un convenio con el Colegio de Médicos de Girona, entre otros.

La estrategia de Giró

El titular catalán de Economía ha indicado que será el Institut Català de Finances (ICF) quien servirá de "vehículo financiero" para hacer de puente entre los solicitantes del aval y el banco que conceda el dinero. Este ente público, según el preacuerdo de Govern entre ERC y la CUP debía "transformarse en un banco público catalán". Pese a solicitar dicha licencia en el Banco de España, es imposible que la idea prospere dentro del contexto de la Unión Europea.

En paralelo, el Gobierno de Pedro Sánchez ha anunciado que estudiará la constitucionalidad del decreto ley del Govern para crear este fondo de riesgo para cubrir, en última instancia, las fianzas del Tribunal de Cuentas, antes de recurrirlo ante el Tribunal Constitucional.

Desde el Ejecutivo catalán son conscientes de la posibilidad que se tumbe este decreto o que se deban corregir algunas partes con el fin de que el Gobierno de Sánchez y, posteriormente, el Tribunal de Cuentas no encuentre objeción a esta solución para las fianzas. No obstante, las autoridades catalanas han exhortado a la ANC a movilizar la caja de solidaridad para que, en menos de 15 días, puedan volver a estar llenas si fracaso la idea del fondo de riesgo.