La candidatura continuista liderada por María Eugenia Gay se ha vuelto a imponer en las elecciones al decanato del Colegio de la Abogacía de Barcelona al obtener 5.496 votos (el 53 %) frente a los 4.099 cosechados por la principal lista alternativa, encabezada por Gonçal Oliveros.

Tras ellos se situaron la candidatura de la abogada Vanessa González y la de José María Paños, según los resultados ofrecidos por el Colegio de Abogados.

La participación en estas elecciones celebradas durante tres días y concluidas ayer jueves ha sido del 23,07 por ciento (19,83 % en las anteriores de 2017).

A las elecciones al decanato y la junta de Gobierno del Colegio de la Abogacía de Barcelona concurrían cinco listas, dos de ellas individuales y que solo optaban al cargo de decano.

La candidatura continuista de María Eugenia Gay se enfrentaba a la alternativa liderada por Oliveros y a la encabezada por Vanessa González, quien en las últimas citas electorales ha tratado sin éxito de acceder al decanato de la institución con una lista integrada por abogados vinculados al turno de oficio.

La lista de Gonçal Oliveros fue tildada inicialmente de soberanista, y lo cierto es que una de sus principales críticas a Gay se debe a su posicionamiento durante el 'procés', cuando mantuvo que el 155 era "inevitable".

Gay se presentó a las elecciones para repetir como decana apostando por una candidatura transversal que aunara las distintas sensibilidades existentes dentro del Colegio de la Abogacía de Barcelona y recogiera los frutos de esos cuatro años de gestión, con el lema de "Promesas cumplidas".

Bufetes de abogados pequeños

Frente a ella, Gonçal Oliveros lideraba una candidatura que apelaba a los bufetes pequeños o de un solo letrado, forjada para movilizar el voto de los que se sienten molestos con el liderazgo de Gay, a la que afean que haya utilizado la entidad para su promoción personal en detrimento de los intereses de sus colegiados.

La lista fue tildada inicialmente de soberanista -adjetivo que Oliveros rechazó pese a que algunos miembros se declaran independentistas- y lo cierto es que una de sus principales críticas a Gay se debe a su posicionamiento durante el 'procés', cuando mantuvo que el 155 era "inevitable" y reprochó al expresidente del Parlament Roger Torrent que hablara de "presos políticos" en un acto en la entidad colegial.