Las jornadas que se han inaugurado este miércoles en el Círculo de Economía para la reconstrucción tras el paso de la Covid-19 ha servido para que el empresariado haya instado al Gobierno de la Generalitat a "abrir un nueva etapa" en Cataluña, según explican fuentes empresariales a Vozpópuli. Los sectores económicos de la capital, que durante los años del procés han mantenido un perfil bajo a la hora de implicarse en política, reclaman ahora -y ante la pérdida de peso de la región- centrarse en la actividad económica y pasar página al 'conflicto' territorial.

Esta petición de reconstruir puentes, sin embargo, ha chocado con los gestos políticos. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, así como la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, no han acudido a la recepción para no saludar al rey Felipe VI y se han esperado en una sala en el interior. No obstante, no han podido evitar la foto, a petición del jefe de Estado, según han explicado a los medios fuentes tanto del Govern como de la Casa Real.

En la recepción en el Hotel Vela de Barcelona han hecho acto de presencia una cuarentena de representantes del mundo económico, con el presidente del Círculo, Javier Faus, al frente. Su intervención inicial, antes de la llegada del rey, ha ido también encaminada a facilitar los indultos a los dirigentes políticos condenados por sedición.

Entre los asistentes, además de la ministra de Economía, Nadia Calviño, había grandes nombres, como la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, el presidente de Inditex, Pablo Isla, el del Banco Sabadell, Josep Oliu, el del grupo Planeta, Josep Creuheras o el editor de La Vanguardia, Javier Godó. Otros de los presentes han sido el presidente del PP, Pablo Casado, el líder del PSC, Salvador Illa, o la presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín o el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In.

"Basta de complicidad"

Y mientras dentro del hotel todo era cordialidad, pluralismo y peticiones de "reiniciar" (en doble dirección: por la pandemia y por la situación política catalana), en los alrededores la Assemblea Nacional Catalana (ANC) organizaba una protesta donde se quemaba un mural gigante del jefe del Estado y movilizaba a los suyos por Telegram con el lema de "basta de complicidad" de la Generalitat con los poderes del Estado.

El Gobierno de la Generalitat ha ofrecido en la última semana distintas versiones sobre si asistirían a un acto con el regente. El expresidente de la Generalitat Quim Torra dejó de asistir a los encuentros donde estuviera Felipe VI, y aunque Aragonès ha roto con esta estrategia de los neoconvergentes, ha intentado hacer equilibrios entre no aparecer en la foto pero saludarlo de puertas adentro y ante las miradas de los empresarios.

¿Gobiernos técnicos?

Las fuentes consultadas añaden que uno de los clamores del empresariado es que tanto en Cataluña como en resto de España destaquen los perfiles técnicos en los sitios claves de la administración. Después de años de polarización y de marcada ideología por algunos partidos políticos, el sector empresarial celebró el 'fichaje' de Jaume Giró como conseller de Economía del nuevo Ejecutivo catalán.

No obstante, mientras el Gobierno de Sánchez sí que cuenta con la 'bendición' del Círculo de Economía, el Gobierno de la Generalitat hace pasos tímidos hacia la posición que le piden. Se muestran satisfechos por el perfil que ha mantenido Aragonès en el encuentro, pero saben que al salir del hotel y ante "los suyos", el discurso puede variar.