La diputada de Junts per Catalunya, Pilar Calvo, no votó debido a un error informático este miércoles en la votación en la Cámara baja sobre la convalidación de los tres reales decretos, entre ellos, el de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público que contempla limitar los contratos temporales a un máximo de tres años, indemnizar a los interinos que pierdan su plaza con 20 días por año trabajado y hacer fijas más de 300.000 plazas que ahora son temporales.

Según explican fuentes de Junts per Catalunya, un fallo de conexión le impidió que su voto fuera contabilizado y tienen previsto reclamar al Congreso por este incidente. Los de Carles Puigdemont se habían posicionado en contra del decreto y en una votación tan ajustada, donde cada voto es vital, la imposibilidad de Calvo de ejercer su voto inclinó la balanza a favor del decreto del Gobierno. La primera votación se saldó con un empate de 170 votos y 170 votos en contra y 8 abstenciones. Si el fallo en el sufragio telemático no hubiera ocurrido, el decreto se hubiera tumbado con 171 votos en contra.

Calvo y el diputado de Podemos, Roberto Uriarte, fueron los únicos diputados de la Cámara que no votaron. Aunque solo en el caso de Calvo fue porque no se registró en el sistema informático. En la segunda votación, la también diputada 'morada' Rosa María Medel Pérez, que en primera votación se había posicionado en contra del decreto, decidió no votar y dejar de este modo que el decreto tirará adelante con 170 'síes', 169 'noes' y 8 abstenciones. Es sabido que en el seno del Ejecutivo de coalición ha habido discrepancias sobre este decreto. Asimismo, la oposición de PP, Vox y Cs votaron en contra. El PNV, pese a ser un socio prioritario del Ejecutivo, se abstuvo.

Finalmente, ERC en un giro de guión y tras atacar y criticar al decreto y al Gobierno duramente desde la tribuna, anunció el voto positivo para dar "una última oportunidad" al Gobierno.

Votación final en el Congreso sobre el decreto de interinos

Junts, en contra del decreto

Tanto los 4 diputados de Junts como los 4 del PDeCAT, que conformar el Grupo Plural, participaron a distancia y no se produjeron otras sorpresas en la dirección del voto. "En votaciones de este tipo, donde el voto está tan ajustado, los diputados están avisados para votar de forma alineada al partido", explican fuentes parlamentarias.

En la tarde de la votación, Calvo difundió en sus redes sociales un comunicado del sindicato independentista Intersindical contra el decreto, afirmando que provocaría el "ERE más masivo del sector público catalán". Pero no pudo ejercer su voto para tumbarlo.

Calvo, fiel a Puigdemont

Calvo dio el salto en el Congreso tras la marcha de Laura Borràs, actual presidenta del Parlament, en la política autonómica para las elecciones del 14 de febrero. Según informó mediante las redes sociales, tanto el ex mandatario catalán huido a Waterloo como el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, le pidieron que "vaya a Madrid a ocupar uno de los escaños que quedarán libres en el Congreso”.

La periodista deportiva fue una de las dirigentes más votadas en las primarias del partido, pero dio el salto a la capital por encargo de Puigdemont. Calvo prometió su cargo en catalán por "lealtad, por el mandato del 1 de octubre, por la libertad de los presos políticos y el retorno de los exiliados y por imperativo legal".

La diputada es también miembro de la Crida Nacional per la República, el movimiento político creado por Carles Puigdemont.