Como si el coronavirus no siguiera siendo pandémico y el estado de alarma hubiera terminado, la playa de la Barceloneta, en Barcelona, mostraba este lunes una imagen que difiere de lo esperable durante la 'desescalada'. 

La Barceloneta se ha convertido en un gimnasio al aire libre, a rebosar de deportistas pese al confinamiento. Sin mascarilla y sin guardar la distancia de seguridad, miles de personas se han congregado este lunes en la playa barcelonesa para disfrutar bajo el sol, ajenos al virus. 

Las imágenes de la Barcelota con estas aglomeraciones han generado polémica y un importante revuelo en las redes sociales, donde multitud de usuarios están compartiendo atónitos un vídeo que se ha convertido en viral.