Los miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) investigados por terrorismo en la Audiencia Nacional se instruyeron durante al menos dos meses para preparar material explosivo. Uno de los expertos en el manejo de estas sustancias, Jordi Ros, decidió ya en julio de 2019 consultar con diversos ingenieros químicos y físicos, de acuerdo con las conversaciones interceptadas por los investigadores al frente de la Operación Judas. Este proceso dio paso a la adquisición de las sustancias y su posterior manejo en dos laboratorios clandestinos que los agentes desarticularon tras el estallido del operativo, en septiembre de 2019.

Así consta en el último informe de la Guardia Civil incorporado a la causa y al que ha tenido acceso Vozpópuli. En el mismo los agentes desgranan la ruta de contactos de Jordi Ros y de otro de los implicados en la causa, Alex Codina, para preparar los explosivos que se utilizarían, según los investigadores, en futuras acciones que buscaban reivindicar la independencia de Cataluña. Los agentes hacen hincapié en que, ya en abril de aquel año, se transmitió a los CDR implicados en la causa el objetivo de "elaborar sustancias inciendarias, deflagrantes y explosivas" para perpetrar acciones contra diferentes objetivos.

En el marco de esas actividades, y siempre según la versión de la Guardia Civil, Codina y otro de los implicados en la causa, Germinal Tomás, mantuvieron un encuentro con una persona experta en química para que les asesorase sobre la fabricación y elaboración de explosivo termita.

A través de una conversación intervenida entre Codina y Esther García Canet, persona señalada como facilitadora del encuentro, los investigadores tuvieron conocimiento de que los encausados mantuvieron una reunión con un hombre al que denominan "Dr. Chemicals" y en la que habrían tratado asuntos relacionados con la fabricación de termita y otras sustancias explosivas.

El denominado como "Dr. Chemicals" habría sido identificado por García Canet en la conversación como una persona que trabajaba como bombero. Durante la llamada intervenida, Codina le trasladó a Canet que "mejor que un bombero" les vendría poder contar con un químico en su equipo y le trasladó que en otros grupos los CDR ya contaban con químicos y físicos que estarían colaborando para la fabricación de explosivos. No obstante, Codina se muestra confiado en que, con respecto a las reacciones necesarias para producir termita, tendría la "ignición" y la "reacción" controladas pero aún le faltaba "calcular cantidades /efectos deseados" y "pruebas reales".

Contactos con físicos y químicos

En este sentido, los investigadores señalan que las pruebas intervenidas en los domicilios vinculados a Jordi Ros ponen de manifiesto una profusa actividad en la búsqueda y adquisición de conocimientos e información relacionados con la elaboración y fabricación de sustancias explosivas e incendiarias.

En su proceso de aprendizaje para elaborar de manera efectiva tanto el compuesto termita como otros productos o precursores de explosivos, en julio de 2019 Ros habría contactado con diversas personas, entre las cuales se encuentran ingenieros químicos y físicos; y habría realizado una vasta búsqueda en internet de información relacionada con la compra, obtención, elaboración y fabricación de sustancias explosivas o de los elementos que las componen.

Además, habría llevado a cabo la búsqueda de información para la adquisición del material de laboratorio necesario y otros elementos necesarios para elaborar dichas sustancias explosivas. Finalmente, señala el informe de la Guardia Civil, en referencia a varias conversaciones telefónicas intervenidas, corroborarían la búsqueda por parte de Ros de componentes o sustancias explosivas con el objeto de adquirirlas, acudiendo en ocasiones para ello a intermediarios con acceso a esos productos o incluso adquiriéndolas él mismo.

Así se instruían los CDR

Según el informe, los investigadores localizaron en los domicilios vinculados a Ros y en el laboratorio ubicado en el domicilio de Codina multitud de documentos con información sobre sustancias químicas y sus procesos de elaboración obtenidos a través de Internet, tutoriales de youtube y otras fuentes abiertas.

Entre estos, figuran documentos sobre el Formaldehido, el ácido nítrico, o reacciones químicas varias, imágenes de estructuras moleculares de sustancias potencialmente explosivas, un vídeo tutorial sobre cómo realizar Permanganato de Potasio, información sobre equipos de protección respiratoria frente al riesgo químico, la obtención de polvo de aluminio por atomización, y documentos relativos a la Hexametilentetramina PRS235(precursor de explosivos como la nitrocelulosa).

"Igualmente, en los registros se han encontrado diversas búsquedas de información sobre la CICLONITA o el explosivo plástico C-4238, el ácido clorhídrico, “Líquidos en el equipaje de mano”, así como gran cantidad de búsquedas relacionadas con sustancias químicas o material de laboratorio", señala el informe, en el que se indica que el encausado tenía incluso un documento titulado “ESQUEMA BOMBA”, tratándose de un esquema ilustrativo para el montaje de un dispositivo que permitiera la detonación a distancia de una bomba de camping gas, además de diversas anotaciones manuscritas que representan formulaciones y ecuaciones químicas para la síntesis de sustancias explosivas o incendiarias. .

Los investigadores aseguran haber constatado en varias ocasiones que el investigado, Jordi Ros, adquirió el material o las sustancias químicas necesarias para elaborar los distintos compuestos de síntesis apenas horas después de haber realizado la correspondiente búsqueda en fuentes abiertas. La Guardia Civil atribuye "un nexo de causalidad entre lo adquirido y su finalidad".