España

El catalán puntúa como el inglés para elegir plaza en el Ayuntamiento de Zaragoza

La Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán denuncia que el consistorio prioriza a los funcionarios con certificado de catalán frente a los que no lo tienen. El Ayuntamiento defiende que se valora el conocimiento de cualquier lengua impartida en la Escuela Oficial de Idiomas de Aragón

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón.
El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón. Europa Press

Disponer de un certificado de catalán puntúa igual que disponer de un título de inglés, alemán, francés, chino y ruso a la hora de elegir plaza en una convocatoria para funcionarios lanzada por el Ayuntamiento de Zaragoza.

A través de un decreto de la Concejalía delegada de Personal, el consistorio ha abierto un proceso selectivo para el ingreso y provisión de plazas integradas en el llamado grupo de clasificación profesional A1 de la plantilla de personal funcionario de la institución.

Incluye puestos de administrativos, arquitectos, procuradores de los tribunales, ingenieros y psicólogos, entre otros. Una vez que el aspirante ya ha accedido a la función pública, el Ayuntamiento da prioridad para elegir destino a quienes pueden acreditar su conocimiento de idiomas. Incluido el catalán. 

Este criterio ha sido criticado por la Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán, una asociación que nació en 2008 como reacción al pancatalanismo. Denuncian que el Ayuntamiento de Zaragoza "prioriza a quienes saben catalán por encima de otros méritos". "Un ciudadano de Gerona, por ejemplo, tendrá más facilidad para sumar puntos que uno de la misma Zaragoza que no tenga conocimientos de catalán", comparan.

Solo para elegir destino

Fuentes del Ayuntamiento de Zaragoza, donde gobiernan PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox, explican a Vozpópuli que las bases de la convocatoria establecen una valoración del conocimiento de cualquier lengua impartida en la Escuela Oficial de Idiomas de Aragón, donde también se enseña catalán. "Los idiomas no se valoran para acceder a la función pública, sino para, una vez que ya eres funcionario, para elegir destino", aclaran.

El criterio de la polémica se recoge en el punto 9.3. "Las personas aspirantes que sean propuestas para el nombramiento como funcionarias de carrera, podrán presentar solicitud de valoración del conocimiento de idiomas: inglés, francés, alemán catalán, chino, italiano y ruso".

El baremo indica que si un aspirante tiene certificado A1 o equivalente recibirá 0,50 puntos; el A2 se valora con 0,75 puntos; el B1 con 1,10 puntos; el B2 con 1,25 puntos; el C1 con 1,55 puntos y el C2 con 2 puntos.

Exclusivamente, será objeto de valoración un certificado por idioma, subsumiendo el superior al inferior dentro del mismo idioma. "La puntuación adjudicada por el conocimiento de idiomas se sumará a la puntuación total del proceso selectivo, lo que determinará la puntuación final que establecerá el orden de prelación en la elección de la plaza/puesto de trabajo", explica el texto. El máximo que se podrá obtener será de 6 puntos por persona.

La Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán asegura que ha recibido varias quejas de ciudadanos aragoneses relacionadas con esta convocatoria.

"Si, desde la publicación de la orden ECD/1274/2018, de 16 de julio, por la que se regula la certificación de conocimientos de la lengua aragonesa, se puede obtener certificación en el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas del mismo modo que sucede con el catalán -y el resto de lenguas admitidas- y tanto el catalán como el aragonés están reconocidas como lenguas propias en el Estatuto de Autonomía, Ley 3/1999, Ley 3/2013 etc. ¿Por qué se discrimina al aragonés frente al catalán en el ayuntamiento de la capital de Aragón?", pregunta uno de ellos . "¿Es más oficial el catalán que el aragonés en un municipio en el que ninguno de los dos es oficial?", apunta.

El español, única lengua oficial

En Aragón, el español es la única lengua oficial y su enseñanza es obligatoria en todos los niveles, siendo conocida y empleada por toda la población. El aragonés y el catalán están reconocidas como lenguas propias por diferentes instrumentos legales. Sin embargo, la UNESCO considera el aragonés como una lengua en peligro de desaparición. Mientras que la vitalidad del catalán es superior en La Franja, en Aragón oriental.

En 2009, el socialista Marcelino Iglesias –con el respaldo de la Chunta– otorgó al catalán esa condición de "lengua propia" en suelo aragonés, aunque restringió sus consecuencias prácticas a las comarcas orientales de la región.

La norma fue derogada pocos años después por el Gobierno de la 'popular' Luisa Fernanda Rudi. La Ley 3/2013 de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas de Aragón -conocida informalmente como Ley de Lenguas de Aragón- es la norma legal vigente en la región y se aprobó el 9 de mayo de 2013.

Su aprobación levantó una polvareda política y mediática entre partidarios y detractores de dar peso al catalán. Este año, a raíz de la eliminación de la referencia al español como lengua vehicular en la ya aprobada 'ley Celaá', el presidente de Aragón, Javier Lambán, reconoció que él preferiría que el español estuviera reconocido como lengua vehicular en toda España, observando que los poderes públicos cuentan con respaldo legal para promover que todos los niños tengan la obligación de aprenderlo y derecho a utilizarlo.

"Eso no depende de la ley -educativa-, sino de la voluntad política de los Gobiernos, que han transigido demasiado con Cataluña y País Vasco por ser incapaces de entenderse entre ellos", dijo el dirigente socialista. "El español es un elemento fundamental para la cohesión de España, zanjó.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba