La exconsejera de Educación, Juventud y Deportes de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, declaró el pasado 26 de junio haber conocido al empresario Alejandro de Pedro en la sede del PP de Génova 13, tras asistir a unos cursos propuestos por el entonces secretario general del partido en Madrid, Francisco Granados, para mejorar y conocer aspectos políticos en las redes sociales. Así lo hizo constar ante el juez, además de reconocer que también contrató con el empresario diversos trabajos para la Fundación Madrid +D, de la que fue presidenta, y para la que De Pedro elaboró su portal de Internet.

"Conocí a Alejandro de Pedro en la sede de Génova, pero nadie me recomendó sus servicios. Francisco Granados nos convocó a una charla de recomendaciones de tipo político para Internet, que parecen muy obvias hoy en día, pero por aquel entonces no lo eran”, afirmaba Figar en declaraciones a las que ha tenido acceso Vozpópuli. A raíz de ese encuentro y según la exconsejera de Educación, Alejandro de Pedro pidió una audiencia en su Consejería: “Unas semanas después me solicitó una vista. Donde me hizo una presentación de su empresa y los servicios que ofrecía. Me enseñó los informes de seguimiento activo en las redes sociales y, a partir de ahí, yo le remito a mi jefe de gabinete de prensa -Pablo Valdín- y posteriormente a la Secretaría General Técnica”.

“Estoy segura de que entre septiembre y diciembre, mi consejería sacaría multitud de concursos. Pero no recuerdo que hubiera ninguno afectara a este señor”

En este sentido, Lucía Figar admitió conocer únicamente las cantidades del contrato realizado con la Fundación Madrid +D, ya que ella estaba “más volcada” en ese proyecto, y que ascendían a una cuantía cercana a los 40.000 euros por la creación y diseño de la web. Pero Eloy Velasco, no contento con las explicaciones de la exconsejera, le pregunta directamente "quién había metido ahí" a Alejandro de Pedro. A esta cuestión, Figar le responde: “de verdad que es más natural de lo que parece. Es decir, era un proveedor conocido… Surge de alguna manera que su hermano había hecho algo parecido para Erasmus y se le encarga un análisis funcional”. Figar aseguró ante las preguntas del magistrado, que Luis Sánchez, director del patronato de la Fundación Madrid +D es quien “lo determina porque lo decide el director de la fundación, ni yo se lo pido, ni nadie se lo ordena. Él tiene libertad total. Le parece muy lógico recibir a quien ha hecho el análisis funcional y pedirle que confeccione la web”. En todo momento, la exconsejera dice que su implicación en el proyecto era meramente formal, en cuanto a aspectos tales como la necesidad de incluir videos en la web o “el tamaño de la M del logotipo”.

"Todo esto para mí es un disparate"

Pero Eloy Velasco va más allá y lee en voz alta las conversaciones entre De Pedro y su socio. En ellas se pone de manifiesto que éste podría estar esperando que la consejera sacase un concurso sobre publicidad. “Para mí lo importante es lo del concurso. A ver si saca ya el concurso en septiembre. Porque todo esto es para este año”, decía De Pedro. El socio, por su parte, le respondía: “Claro claro, eso es la clave”. Ante esta conversación, Lucía Figar negaba haber comido jamás con De Pedro y explicaba: “Yo estoy completamente segura de que entre septiembre y diciembre, mi consejería sacaría multitud de concursos: de obras, de servicios… Pero no sé a qué se puede referir, ni recuerdo que hubiera ningún concurso en marcha que afectara a este señor”. Además, alega desconocer si De Pedro contrataba con otras administraciones públicas.

Figar: "Normalmente, cuando se hace una campaña de publicidad, sí que se informa públicamente de lo que se persigue"

El juez pregunta a la exconsejera por la conversación telefónica mantenida el 25 de agosto entre Alejandro de Pedro y José Antonio Alonso, en la que el primero le dice al segundo que quiere “hablar con Lucía porque va a sacar el concurso ya”. Que los pliegos se lo va a hacer la consejería y luego le iban a pasar el borrador. Pero Figar logra esquivar la pregunta alegando que “normalmente, cuando se hace una campaña de publicidad, sí que se informa públicamente de lo que se persigue”, para que las empresas que optan al concurso adapten sus proyectos.

“Jamás ha tenido un trato de favor”

El magistrado va más allá y pregunta a Figar sobre el contenido de conversaciones posteriores en las que se insinuaba que la exconsejera podría estar planteándose presentar su candidatura a la alcaldía de Madrid. Y el juez insiste en la posibilidad de que hubiera apalabrado con De Pedro un contrato posterior para ayudar a proyectar su imagen pública. Figar, al oír las afirmaciones del juez, ríe y lo niega tajantemente. A continuación se expresa en estos términos: “Primero: soy una persona honrada. Segundo: nunca ha estado en mi cabeza ni en mi intención presentarme a ningún cargo público. Y usted me podrá creer o no. Porque por esas fechas, yo lo que tenía ya muy claro es que iba a abandonar la vida política”. Y, a continuación, añade: “Es que todo esto para mí es un disparate”.

La exconsejera niega que los sms que intercambió con De Pedro tengan nada que ver con un doble contrato ni con información privilegiada

Alejandro de Pedro recibe una llamada de Manuel Pérez, funcionario de la consejería, diciendo que "lo de Lucía van a sacarlo ya para no perder el tiempo", mediante dos concursos. El juez pregunta a la exconsejera si tenía "algo apalabrado con Manuel", a lo que ésta responde: “No tenía nada apalabrado. No había ninguna instrucción en ese sentido y no se tramitó ningún expediente administrativo en relación a esos contratos”. Pero el magistrado no desiste en su intento y saca un sms del 22 de octubre que Alejandro de Pedro envía a Figar diciendo lo siguiente: "Te he dejado las notas en recepción". Minutos más tarde, De Pedro recibe la contestación de la exconsejera: "Las tengo". En su declaración, Lucía Figar se defiende alegando que aquellas notas se referían exclusivamente a cuestiones meramente estéticas de la web, que habían estado discutiendo un día antes en una reunión con el resto de miembros de la fundación. Niega que tenga nada que ver con un doble contrato ni con información privilegiada. “Jamás ha tenido Alejandro de Pedro trato de favor en mi consejería”, sentencia Figar. 

Figar alega que ella “nunca cerraba ningún detalle de presupuestos, siempre lo remitía a la fundación”. Ante su respuesta, el magistrado formula de nuevo la pregunta de “por qué no se pidieron presupuestos a otras empresas del ramo”, insistiendo en si “dejaba libertad de contratación”, a Luis Sánchez. Figar, por su parte, dice desconocer el motivo por el cual no se consultaron otros presupuestos para el diseño de la web y sentencia que, en todo caso, fue “la decisión del director general, a quien yo no di ninguna instrucción al respecto”.