La Audiencia Provincial de Madrid reabrió contra pronóstico en abril del año pasado el caso Jimmy en el que se investiga la pelea entre ultras en la que perdió la vida el seguidor del Deportivo de la Coruña Javier Romero Taboada. Se ordenaba al juez a citar a una testigo que había pasado desapercibida en la causa hasta ese momento. Ahora, casi un año después, esa declaración sigue sin producirse tras varios aplazamientos y problemas para localizar a esta persona.

Este martes 16 de marzo, estaba todo preparado por parte del Juzgado de Instrucción número 20 de Madrid para que se produjese la declaración. El juez, la Fiscalía, La Liga, la familia de la víctima y el resto de partes personadas estaban convocadas a las 10.00 horas para seguir el interrogatorio por videoconferencia. La testigo iba a prestar declaración desde un juzgado de otra ciudad. Pero no fue posible. Según la providencia a la que ha tenido acceso Vozpópuli, desde ese otro juzgado se informó casi cuatro horas después de que no constaba que se hubiese citado a la testigo.

No es la primera vez que esta escena se repite a lo largo de estos once meses que han contribuido a alargar si cabe más un caso en el que sigue sin haber ningún investigado por el homicidio del ultra blanquiazul. La misma testigo fue citada para declarar el pasado 22 de diciembre a la misma hora, pero hubo que aplazarla también. Lo mismo pasó el 24 de septiembre tras otra citación para que declarase. A esto se le suma el tiempo que la Policía tardó en dar con algún rastro de su paradero. Se llegó a barajar la posibilidad de que viviera fuera de España, según informan fuentes del caso.  

Archivado en 2018

La pelea entre ultras del Deportivo de la Coruña y el Atlético de Madrid en los aledaños del Vicente Calderón tuvieron lugar en noviembre de 2014. El juez de Instrucción archivó el caso en junio de 2018 al no existir "indicios de criminalidad contra ninguna persona"

El vuelco se produjo después de que se considerase a una testigo que apareció durante la instrucción de la causa en un oficio de la Policía remitido al juez. En ese documento se indicaba que esta persona manifestó a la Policía quienes eran los autores de la paliza mortal y que coincidían con los nombres que había apuntado otro testigo protegido al que no se le había dado credibilidad. Según constaba en un oficio policial, esta mujer afirmaba haber oído a uno de los supuestos autores de la muerte de Jimmy alardear de ello.

La defensa de la familia del fallecido recurrió el auto de archivo debido a que el instructor no tomó declaración a esta testigo. La Audiencia Provincial señalaba que si los nombres de los supuestos autores de los hechos coinciden con los nombres que dio un testigo protegido ya no se podría dudar de la credibilidad del testigo protegido. 

No quiso declarar

El auto que reabría el caso apuntaba a que esta testigo no quiso declarar ante la comisaría al no tener protección y tampoco le citó el juez, quien no le otorgó el reconocimiento de testigo protegido en la causa penal como sí hizo con otras personas que presenciaron los hechos. Por tanto, la Audiencia Provincial acordó hace casi año que se reabriese la causa. Consideraba que esa declaración sería "relevante".

La causa que se reabrió fue la pieza separada denominada "homicidio y lesiones" para la investigación de la muerte del seguidor coruñés y de las lesiones sufridas por otro hincha del Deportivo que fue lanzado al río Manzanares. No afecta a la pieza de la riña tumultuaria, que está a la espera de juicio contra 82 ultras por presuntamente participar en la reyerta en la que falleció Jimmy y que se enfrentan a penas de hasta dos años y medio de prisión.

Con la de hace un año, era la segunda vez que la Audiencia Provincial de Madrid reabría esta causa pues ya hizo lo mismo en junio de 2017 cuando pidió al anterior juez de instrucción que practicara nuevas diligencias de prueba que, una vez realizadas, condujeron a un nuevo cierre de la investigación.