Caso Alsasua

Las defensas del caso Alsasua cargan en el Supremo contra la juez de la sentencia

"Lo fundamental es que los hechos probados nos afirman que el ataque se produjo en tanto y en cuanto las víctimas eran guardias civiles", ha subrayado la Fiscalía durante la vista pública en el Tribunal Supremo para revisar la sentencia que condena a los ocho acusados de agredir a dos guardias civiles y a sus parejas

Las defensas de los ocho acusados de agredir a dos agentes de la Guardia Civil y a sus parejas en la localidad de Alsasua (Navarra) han cargado este miércoles contra la juez de la Audiencia Nacional Concepción Espejel, presidenta del tribunal que les condenó. Los letrados han enfocado parte de su estrategia ante el Tribunal Supremo en desacreditar a la magistrada, a quien criticaron por su matrimonio con un agente del Instituto Armado y por un premio que recibió del Cuerpo. La Fiscalía ha defendido a la magistrada, calificando de "sin sentido" las acusaciones, y ha pedido desestimar los recursos presentados por los condenados porque lo que ocurrió en 2016 "se produjo en tanto y en cuanto las víctimas eran guardias civiles".

El representante del ministerio público ha hecho hincapié en que las defensas se han mostrado más críticas con la magistrada este miércoles que en ocasiones anteriores, a lo que ha añadido un "yo también tengo premio". Ya en marzo de 2018, antes de que se dictara la primera sentencia, los ocho acusados presentaron un escrito ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en el que pedían la abstención y subsidiariamente instaban a la recusaciónde Espejel

El debate de este miércoles ha tenido lugar en la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, donde cinco magistrados se han reunido en vista pública para revisar las condenas de los ocho jóvenes acusados de agredir en 2016 a dos agentes y a sus parejas en el bar Koxka en la localidad de Alsasua.

En concreto, la sentencia dictada en junio de 2018 en la que se establecieron penas de entre dos y 13 años de prisión para Jokin Unamuno, Ohian Arnanz, Adur Ramírez, Julen Goikoetxea, Jon Ander Cob, Iñaki Abad, Aratz Urrizola y Ainara Urquijo. A todos se les condenó en primera instancia por delitos de atentado a agentes de la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y amenazas. Y fueron absueltos del delito de terrorismo presentado por la Fiscalía, que renunció a su petición en el recurso de casación.

Este miércoles, además de cargar contra la juez Espejel, las defensas han criticado el hecho de que la propia Guardia Civil participara como Policía Judicial en el caso en el que las víctimas son dos de sus agentes y sus respectivas parejas. Y han denunciado irregularidades en el reconocimiento fotográfico, particularmente la diferencia étnica y fenotípica del resto de sujetos incluidos en la identificación."Se les puso junto a mulatos, sudamericanos y árabes. Es un escándalo", ha subrayado la defensa de Iñaki Abad.

"El ataque fue porque eran guardias civiles"

La Fiscalía ha rebatido todas las líneas de defensa de los letrados y ante la polémica de si hubo o no motivación ideológica en la agresión ha asegurado: "Lo fundamental es que los hechos probados nos afirman que el ataque se produjo en tanto y en cuanto las víctimas eran guardias civiles".

Agente de la Guardia Civil
Agente de la Guardia Civil EUROPA PRESS

El fiscal Álvaro Redondo ha insistido en que los motivos del ataque tienen su origen en que las víctimas pertenecían a la Guardia Civil. "No es una asociación de amigos que se reúne para comer un asado. Es una institución fiel a España, al rey y al pueblo español. Pueden por tanto ser objeto de un ataque ideológico", ha dicho.

No es una asociación de amigos que se reúne para comer un asado. Es una institución fiel a España, al rey y al pueblo español

Álvaro Redondo, representante de la Fiscalía

En este sentido, el representante del Ministerio Fiscal ha solicitado a los magistrados del Supremo que se "desestime íntegramente el recurso" presentado por los letrados de los ocho presuntos agresores.

Tres años del caso

Es la segunda vez que las defensas piden revisar el fallo del tribunal de primera instancia. En octubre solicitaron la recusación de los magistrados de la Sala de Apelación, tribunal a cargo de la revisión. Dos meses después, la Audiencia Nacional la rechazó y, al haber apreciado "mala fe" en la acción, impuso una multa de 600 euros. De cara a la vista pública celebrada en enero, los condenados también solicitaron diversas pruebas. Solo las presentadas por Ohian Arnanz (condenado a 13 años de prisión), Julen Goikoetxea y Jon Ander Cob (sentenciados a 9 años de cárcel) fueron consideradas.

Imagen de la sala de apelación.
Imagen de la sala de apelación. EFE

Finalmente, solo se modificó la condena de Iñaki Abad. El joven vio rebajada su pena de los 10 años a los que fue sentenciado inicialmente a seis años de prisión, ya que los magistrados apreciaron solo dos de los cuatro delitos que se le atribuían. Ahora, los ocho de Alsasua han acudido al Supremo para revisar las decisiones de la Audiencia Nacional.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba