El presidente del PP, Pablo Casado, ha querido marcar distancias con la actuación del Gobierno de Mariano Rajoy durante el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 en Cataluña, al revelar que aquel día no quiso salir ante la prensa en disconformidad con la gestión de aquella consulta promovida por el entonces Govern de Carles Puigdemont.

Casado era aquel 1-O el portavoz nacional del PP. "Decidí no salir a explicar lo que estaba pasando", ha confesado en una larga entrevista en Rac-1. Ante la sorpresa de esa afirmación, el locutor le ha preguntado por qué tuvo aquella actitud. "Por ser claro y sincero, porque no estaba de acuerdo con los que estaban diciendo que se estaba votando en unas elecciones homologables, ni con aquellos que decían que ahí no se estaba votando", ha respondido el líder del PP.

La "triple crisis" del PP

El presidente de los 'populares' ha añadido que "lo que se estaba viendo en la televisión era algo que se tenía que haber evitado". Y a la pregunta de cómo, Casado ha apuntado dos escenarios. "Desde el punto de vista judicial, que el juez actuará antes de esa mañana del 1-O y desde el punto de vista político, me vuelvo a retrotraer a 2003".

En ese punto, ha insistido en que "se hizo mal" el llamado 'pacto del Tinell' con el que se formó un cordón sanitario contra el PP, así como una posterior reforma "sin consenso" del Estatut, al dejar al margen al principal partido de la oposición en España, y la deriva que tomó a partir de 2010 el entonces presidente catalán, Artur Mas. Fue en ese momento, en opinión de Casado, cuando CiU "se inventa un enemigo exterior" e intenta ser más independentista y radical que nadie. "Esa sucesión de errores conduce a la unilateralidad de la declaración unilateral de independencia", ha concluido.

Casado ha deslizado en otro momento de la entrevista la "triple crisis" que ha lastrado en los últimos años al PP de cara a estas elecciones catalanas y que las ha resumido en "las tres C". La primera, la corrupción. La segunda, la crisis económica -"No supimos explicar que ser rescatados (desde Bruselas) fue muy positivo", ha confesado-. Y la tercera C viene de Cataluña, por culpa de la "falta de entendimiento" en una parte de la sociedad sobre lo que fue la intervención de la Generalitat con el 155 y la propia actuación gubernamental en aquel mes de octubre de hace tres años.

"Las personas nos achacaban no haber actuado antes y en el entorno nacionalista, nos reprochaban el no haber estado más presente aquí y no tener cauces para que se evitara eso antes de la DIU", ha resumido Casado en la citada emisora Rac-1.

Críticas a Bárcenas

Previamente, el presidente del PP ha mostrado su "desesperación, cabreo y hartazgo" con la estrategia procesal del extesorero Luis Bárcenas, "un delincuente que se defiende probablemente mintiendo", y ha exculpado al responsable de Justicia en la dirección del partido, Enrique López, por haber puesto en contacto al abogado del PP, Jesús Santos, con un intermediario del citado Bárcenas.

En este sentido, Casado ha dejado claro en una entrevista en Rac1 que le "encaja" la versión que López le dio este lunes tras la información aparecida en El Mundo ya que en aquel momento era magistrado de la Audiencia Nacional y no formaba parte del PP. En todo caso, el líder del PP ha subrayado que "no ha habido ninguna negociación" con Bárcenas.

"Un partido en la oposición no tiene nada que negociar", ha insistido tras desvelar que López se afilió formalmente al PP en 2020. Además, ha recordado que el PP "ha actuado 21 veces contra Bárcenas y le ha ganado" en todas ellas.

El presidente del PP, Pablo Casado, junto al máximo responsable de Justicia, Enrique López.

En su caso, ha rememorado que el propio Bárcenas le amenazó con querellarse, aunque finalmente solo lo hizo contra el ahora portavoz en el Senado, Javier Maroto. Por ello, Casado ha subrayado la "absoluta frontalidad" que ha mostrado contra Bárcenas antes, incluso, de presidir el PP al no desvelar el extesorero cómo amasó 40 millones de euros en Suiza.

Preguntado por la posibilidad de que haya careo entre Bárcenas y el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, tal y como solicitó la defensa del primero en el inicio del juicio en la Audiencia Nacional, Casado ha desdeñado dicha posibilidad, que ha calificado de "circo".

En este sentido, ha emplazado al extesorero a poner sobre la mesa "todas" las pruebas que dice tener y ha garantizado que actuará "sin ningún titubeo" si hubiese algún responsable más, pero ha pedido a Bárcenas "que deje al margen al partido" de su estrategia.

"Presentar a dos conocidos"

El entorno de Enrique López ha confirmado a Efe que el exmagistrado puso en contacto al abogado del PP con el empresario amigo de Bárcenas, pero niega que haber negociado con el extesorero. López se limitó a "presentar a dos conocidos" en 2017, cuando aún ejercía como juez de la Audiencia Nacional y no hizo "nada más". Desde Génova se apunta a que los contactos entre Santos y el intermediario de Bárcenas se autorizaron con el visto bueno de Rafael Catalá, por entonces máximo responsable de Justicia dentro del PP.

Antes de entrar en política, López fue apartado por la Audiencia Nacional de los casos Bárcenas y Gürtel junto a Concepción Espejel, después de que las acusaciones pidiesen su recusación por su afinidad al PP, que lo había propuesto para varios puestos.

Preguntado sobre esta cuestión, Casado ha subrayado que, en aquel momento, López -cuando ejerció de intermediario entre el abogado del PP y el citado empresario- no tenía relación con los 'populares' y ha afirmado que "no es sorprendente" que se den episodios de este tipo, "incluso en pleitos de orden civil".