Las subvenciones a entidades afines a Ada Colau que está investigando la Fiscalía han hecho aflorar otras conexiones con el gobierno municipal de Manuela Carmena. La alcaldesa de Barcelona y dirigentes de Podemos están vinculados a la ONG Observatorio DESC, que ha recibido más de un millón de euros por parte de Colau. La ONG también estuvo activa en Madrid: en 2017 registró una denuncia contra el Open de Tenis orquestada por dos ediles de Carmena. Fue el mayor escándalo de la época de la exalcaldesa madrileña y los dos concejales están imputados por malversación. Carmena también entregó 55.000 euros a la empresa de una dirigente de esa ONG para redactar informes de género.  

El caso de las subvenciones de Colau amenaza con destapar un entramado de pagos a empresas afines que puede llegar hasta Madrid. El Tribunal de Cuentas y la Fiscalía están investigando pagos por más de tres millones de euros de Colau a ONG afines, una operación en la que podría haber incurrido presuntamente en prevaricación, fraude en la contratación, malversación de fondos públicos y tráfico de influencias. Vozpópuli desvela que Carmena mantuvo nexos y pagó a empresas vinculadas con esas entidades durante su gobierno, desde 2015 hasta 2019.

Concretamente, Madrid pagó 55.000 euros a la cooperativa eKona para redactar tres informes sobre sistema de cuidado, garantía de protección social y políticas de protección a la mujer. Esta cooperativa fue fundada una directiva del Observatorio catalán DESC, ahora bajo el foco de la investigación en Barcelona. Esos estudios se enmarcaron en el programa de "auditoría ciudadana de la deuda", un plan para fiscalizar a posteriori la gestión de los gobiernos del PP de Gallardón y Ana Botella.

Informe de género y Open de Tenis

Además, el Observatorio DESC fue la entidad que en 2017, respaldada por los ediles de Carmena, protagonizó el mayor escándalo durante su etapa de gobierno, el conocido como caso del Open de Tenis. Dos concejales de Carmena denunciaron el máster de tenis para generar desde las instituciones un caso de corrupción contra los anteriores alcaldes del Partido Popular y paralizar el evento.

La operación, sin embargo, fracasó por sus sombras e irregularidades. En primer lugar, porque los ediles ignoraron los dictámenes de los letrados municipales antes de contratar con dinero público a dos bufetes privados. Y en segundo lugar porque se descubrió que la entidad que registró la querella, el Observatorio DESC, era políticamente afín a esos concejales y a los autodenominados "ayuntamientos del cambio" liderados por Podemos.

La ONG catalana registró su denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción en julio de 2017. Fundamentó su escrito en los informes encargados por los ediles de Carmena, Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer. Un año después, en marzo de 2018, el juez dio carpetazo al asunto. No admitió a trámite la querella del Observatori de Drets Humans (DESC). En cambio, los dos ediles de Carmena acabaron procesados por malversación de caudales públicos.

Mayer y Sánchez Mato posando antes de las jornadas de impacto de género 16/10/2017

La sombra del presunto tráfico de influencias que afecta a Colau puede extenderse hasta Madrid. Tanto por la relación entre los ediles de Carmena que denunciaron al Open de Tenis, como por los pagos del propio Consistorio a la empresa de una vocal del Observatorio en el marco de la "auditoria ciudadana de la deuda" impulsada por el gobierno de la exjueza. En esa auditoría, el Consistorio acabó contratando a otras empresas consideradas afines al gobierno municipal, con un gasto total de 360.000 euros.

Carmena duplicó las subvenciones

El Observatorio DESC centra su actividad en el ámbito de la vivienda y puede considerarse políticamente cercano al exconocejal de Economía de Madrid, Carlos Sánchez Mato. El exconcejal de Economía de Carmena pilotó la denuncia contra el Open y en 2019 lideró la candidatura de Unidas Podemos al Consistorio.

En la ONG ha desempeñado tareas relevantes Gerardo Pisarello, actual portavoz de Podemos en la Mesa del Congreso. Colau trabajó en él desde 2007 hasta 2015, con un salario neto de 1.500 euros según la documentación oficial de la entidad. Tras llegar a la alcaldía, inyectó más de un millón de euros a esa ONG, a la que también está vinculado Jaume Asens, hombre destacado del equipo de Pablo Iglesias en el Congreso.

La alcaldesa de Barcelona argumenta que esos convenios también se firmaron durante la etapa del anterior alcalde, Xavier Trias, y que todos esos pagos al Observatorio DESC, así como a la PAH y la asociación Enginyeria Sense Fronteres, son “justificados”. Durante la etapa de gobierno de Colau, las subvenciones municipales crecieron alrededor del 65%. Y lo mismo pasó en Madrid. Durante la etapa de Carmena aumentaron casi el doble, pasando de 36 millones en 2015, a más de 80 millones de gasto público.

En la página web del Observatorio DESC se encuentra un comunicado publicado tras el primer pago recibido hace años y en el que se subraya que Colau “presentó la baja voluntaria del Observatorio el pasado mes de febrero para dedicarse a la candidatura de Barcelona en común”. La entidad agregó: “Desde el Observatorio estamos orgullosos de su aportación. Para acabar, recordar que la promoción de los derechos humanos por parte de las administraciones públicas a través del apoyo a iniciativas impulsadas desde la sociedad civil es sinónimo de salud democrática”.