La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha desvinculado al Ejecutivo de la decisión del todavía vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, de presentar una denuncia por cohecho ante la Fiscalía Anticorrupción contra el 'número dos' del PP, Teodoro García Egea, al que acusan de "comprar" diputados para frenar la moción de censura fallida de Murcia.

"Esa decisión la ha tomado Iglesias como líder de un partido, no como vicepresidente segundo", ha asegurado la 'número dos' del Gobierno al ser preguntada sobre si comparte esa decisión, en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press.

Según Calvo, lo que ha ocurrido en Murcia, y la desbandada de miembros de Ciudadanos al PP que se ha sucedido después, es "de una deshonestidad fatal de ética". No obstante, no ha querido responder a si considera que, además de ser reprochable éticamente, podría haber delito en el caso de los tres exdiputados del partido naranja que se descolgaron de la moción y que ahora forman parte del Gobierno murciano del PP.

"El asunto está en que el escaño es de la persona que lo obtiene. Desde ese punto de vista no hay nada que decir, pero el reproche político y ético es el más profundo que se puede hacer", ha añadido, al ser repreguntada sobre si, a su juicio, el asunto queda en el plano de la ética.

Acusa al PP de "transfuguismo"

Asimismo, ha vuelto a acusar al PP de "transfuguismo". "No es entendible que el PP esté enfrascado en esto y lo exhiba. Tiene un problema gravísimo si piensa que lo nuevo, la renovación y el centro tiene que ver con lo más feo de la política, que es destruir a tu adversario así", ha criticado.

Preguntada en concreto por el caso del exdirigente de Ciudadanos Toni Cantó, que se ha convertido en el último fichaje del PP, Calvo ha rechazado hablar "de nadie en concreto", pero ha insistido en que el PP está incurriendo en un "transfugismo de manual", que está "en las antípodas de la ética".

Asimismo, ha señalado que a Ciudadanos "se le ha vuelto en contra" su estrategia, a juicio de Calvo, equivocada, de apoyar al PP para que gobernara en comunidades en las que no habían ganado las elecciones, como fue el caso de Murcia o Madrid.

"Siempre se lo dijimos. Van ustedes a apuntalar al PP", ha recordado. "Se lo advertidos, y todo eso se le ha vuelto en contra a Ciudadanos", ha apostillado.