La elección de Córdoba como sede de una base logística del Ministerio de Defensa ha abierto un cisma en el PSOE andaluz. La ciudad de Jaén, la otra gran aspirante, se considera perjudicada por la vicepresidenta Carmen Calvo. La intervención de Calvo, según el PSOE jienense, ha sido decisiva en la elección de la capital cordobesa frente a las otras dos candidatas: Jaén y Toledo. Y fuentes del socialismo andaluz consideran que la vicepresidenta está sembrando de cara al futuro. "Lo que quiere Calvo es ser alcaldesa de Córdoba", dicen estas fuentes.

El entorno de la vicepresidenta no se toma demasiado en serio estas insinuaciones, que enmarcan en la mera especulación y el terremoto de filtraciones provocadas por la polémica entre provincias. Fuentes próximas a la anterior alcaldesa de Córdoba, la socialista Isabel Ambrosio, sostienen que Calvo no se ha planteado ser alcaldesa. Ambrosio perdió la Alcaldía en 2019 tras un pacto entre el PP y Ciudadanos. Y en la dirección del PSOE-A están más preocupados del proceso congresual que decidirá el futuro de Susana Díaz que en los nombres para unas elecciones municipales que ahora están demasiado lejos. La próxima cita será en 2023.

Un viejo anhelo de Calvo

Sin embargo, estas fuentes sostienen que no se están inventando nada solo por el malestar que les ha producido el "ninguneo a Jaén". Y recuerdan que no es la primera vez que Calvo -nacida en el municipio cordobés de Cabra- flirtea con una candidatura a la Alcaldía de su ciudad. En el año 2002 rechazó una oferta del entonces presidente de la Junta, Manuel Chaves, para encabezar la lista municipal de Córdoba. La vicepresidenta abrió la puerta a liderar la candidatura para las municipales del 2011. El exministro Miguel Ángel Moratinos también sonó con fuerza entre los alcaldables. Pero ni Moratinos, ni Calvo acabaron presentándose a esas elecciones.

Las críticas al Gobierno del alcalde socialista de Jaén, Julio Millán, han provocado un cisma en el PSOE andaluz. La dirección regional de Díaz se ha lavado las manos. Díaz ha defendido que lo importante es que la base logística de Defensa venga a Andalucía. Y ha evitado tomar partido por Córdoba o Jaén. Incluso algunos de sus críticos más reconocidos entienden que no puede hacer otra cosa.

"Susana ha sobrevolado por la polémica", dicen estas fuentes. "No puede tomar posición por una o por otra. Las dos son provincias andaluzas".

Otras voces, sin embargo, consideran que la secretaria general se ha movido por un mero cálculo político. Jaén es uno de los territorios más críticos con Díaz. El papel de esta provincia será muy relevante en el congreso regional de final de año, en el que el liderazgo del PSOE-A está en juego. Felipe Sicilia es el único candidato que ha dado pasos como alternativa visible a Díaz. Sicilia es diputado nacional en el Congreso por Jaén y ha defendido públicamente a su municipio.

"Es normal que defienda el territorio", dicen desde el PSOE.

Jaén, un poco "hiperventilado"

El sector crítico pide pasar página cuánto antes a esta polémica. Y creen que el PSOE de Jaén está "hiperventilando" un poco. El centro logístico de Defensa creará unos 1.600 puestos de trabajo. Jaén es la provincia con más paro de Andalucía, más de un 27,4%.

"La situación de Jaén es preocupante en términos de futuro y se han quedado sin el centro logístico", admiten. "Pero la realidad es que Córdoba ofrece más ventajas. Todo el tránsito ferroviario pasa por ahí. No es una cuestión política, sino una decisión en clave técnica".

En la misma línea apunta el anterior equipo de Ambrosio en Córdoba. Estas fuentes sostienen que la elección de la ciudad no es un regalo de Calvo, ni mucho menos. "El anterior equipo de Isabel Ambrosio se centró en convertir Córdoba en el principal centro logístico del sur de Europa", explican. "Y para ello se desarrolló un plan estratégico de infraestructuras de cara a poder ser utilizado por aquellas instituciones y empresas que lo necesiten", añaden.