La exconsellera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, han ingresado en prisión este martes después de que el titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 1 de Catalunya haya anulado su semilibertad al aceptar el recurso de la Fiscalía.

Ante la prisión, sobre las 20 de la tarde, Basses ha expresado ante los medios que continuará "con las mismas convicciones, digan lo que digan", y ha agradecido las muestras de apoyo.

En su ingreso en el Centro Penitenciario de Puig de les Basses, ha estado arropada por una delegación de ERC encabezada por el candidato del partido a la Presidencia de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès.

Aragonès ha señalado que la decisión de revocar el tercer grado por parte del juez "coarta los derechos en vez de garantizarlos y obedece a la voluntad de venganza por parte del Estado", a la vez que ha destacado la necesidad de poner la amnistía encima de la mesa como resolución al conflicto.

También la han acompañado la consellera de Agricultura, Teresa Jordà, el conseller de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Chakir el Homrani, y el vicesecretario general de vertebración territorial, Isaac Peraire, entre otros.

Vilalta y Vergés acompañan a Forcadell

Poco después, sobre las 21.30 horas, Carme Forcadell ha ingresado también en prisión junto con otra delegación de ERC encabezada por la secretaria general adjunta y portavoz de ERC en el Parlament de Catalunya, Marta Vilalta, en el Centro Penitenciario de Wad-Ras.

Forcadell ha señalado en su reingreso que la prisión "no es el final de nada", sino que es la continuación de una lucha que persiste. Junto a Forcadell, también han estado la consellera de Salud, Alba Vergés, el conseller de Acción Exterior, Bernat Solé, el conseller de Educación, Josep Bargalló, y la eurodiputada Diana Riba, entre otros.