Toni Cantó dirigirá la oficina del español de la Comunidad de Madrid. El exdiputado de UPyD y Ciudadanos ha encajado un aluvión de críticas por asumir un puesto creado ad hoc para supuestamente convertir a Madrid en la capital del idioma de Cervantes en todo el mundo. Cantó, ahora vinculado al PP, fue el enemigo público número uno de los "chiringuitos políticos". Uno de los argumentos que ha usado Cantó en su defensa es que el PSOE propuso una oficina similar en el pasado.

El ideólogo de esa iniciativa lo niega. Antonio Miguel Carmona llevó un oficina del español en su programa electoral como candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid en 2015. Sin embargo, el dirigente socialista asegura a Vozpópuli que son proyectos que nada tienen que ver. "Ellos (el PP) quieren convertirlo en la capital del español en Europa. Patético", afirma.

Según Carmona, el proyecto socialista consistía en utilizar un espacio en el antiguo mercado de Legazpi para crear residencias de estudiantes, apoyar doctorandos en filología hispánica de otros países e influir en América. "Me reuní con el director de la Real Academia de la Lengua, con el director del Instituto Cervantes", explica Carmona. "Fue una idea que tuvimos (el exministro) César Antonio Molina y yo".

Cantó se defiende

Carmona sostiene que el único proyecto que tenía el PP en Legazpi era "especular". Y que el PSOE diseñó un "espacio cultural de bibliotecas para jóvenes. "La medida fue aplaudida efusivamente por el PP, Ciudadanos o la propia Manuel Carmena", dice Carmona.

Tanto Cantó como la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, han tenido que salir al paso por la creación de esta oficina. El actor y político abandonó Ciudadanos en Valencia tras la moción de censura en Murcia. A las pocas semanas se anunció su incorporación al PP en la lista de Ayuso. Un recurso del PSOE le impidió concurrir a las elecciones anticipadas del 4-M por no cumplir con los requisitos del empadronamiento.

Cantó ha dicho que la oficina del español "no es un chiringuito porque no tiene estructura". "El chiringuito que ves soy yo y ya está, no hay más estructura", ha dicho en Antena 3. Además, ha justificado la creación de este ente como una medida para promover y aprovechar las oportunidades que tiene el español también para crear riqueza y empleo" y "pelear a favor" del idioma.

Por su parte, Ayuso ha defendido que la Oficina del Español no es un "chiringuito" porque no lo ha creado expresamente para su recién nombrado director, Toni Cantó, y se ha mostrado sorprendida de que se mire "con tanta lupa".

"Sería un chiringuito si yo lo hubiera creado para él pero yo en todas mis intervenciones hace dos años estoy anunciando que quiero crear un proyecto como esté. Lo hice en el inicio del curso universitario hace dos años, en el debate de investidura, en los distintos programas (electorales)... en todas mis intervenciones", ha dicho ante los periodistas, tras inaugurar la nueva sede judicial de San Lorenzo de El Escorial.

Los 800 asesores de Sánchez

Ayuso ha subrayado que si ella crea "un puesto en un organismo político para un político" no ve "descabellado" que lo encabece "un político que además pertenece al mundo de la cultura".

A la dirigente madrileña le sorprende que se mire "con tanta lupa", director a director, toda la composición del Gobierno de la Comunidad de Madrid y no se haga con el resto de las comunidades autónomas o con el propio Gobierno de España.

En este sentido, ha puesto el foco en que el Ejecutivo de Pedro Sánchez "ha batido el récord en cargos de confianza con 764 asesores, superando el máximo histórico" de su propio Gobierno y suponiendo "un incremento del 27% en cargos".