Toni Cantó no presentará alegaciones contra el expediente de expulsión que le notificó Ciudadanos el pasado lunes, por lo que dejará que corran los días del plazo que tenía para ello. Ante la ausencia de alegaciones, la formación naranja le dará a continuación de baja como afiliado, según han desvelado fuentes de su entorno a Vozpópuli.

Fuentes de Ciudadanos precisaron a Europa Press que el Comité Permanente también había determinado que sea la Comisión de Régimen Disciplinario la que resuelva el expediente sancionador abierto, ya que se consideraba una infracción agravada.

El secretario de Comunicación de la formación naranja, Daniel Pérez Calvo, ya dejó claro que no se haría ninguna "distinción" en el caso de Cantó y que se le aplicarían las normas de Cs, que contemplan la expulsión de aquellos militantes que decidan por su cuenta concurrir a unas elecciones en las listas de otro partido político.

Pérez manifestó su extrañeza por el hecho de que Cantó no se diera de baja como afiliado de Ciudadanos tras el anuncio de que se unía a la candidatura de la 'popular' Isabel Díaz Ayuso como número cinco de la lista del PP y en calidad de independiente.

Los motivos de Cantó

Vozpópuli preguntó a Cantó en su entrevista del jueves por los motivos que le llevaron a no romper el carné naranja. "Pues no lo sé. Tengo una situación complicada con esto. Para mí, y me consta que para muchísimas personas que están asistiendo muy tristes a lo que está pasando con el partido, es un momento muy triste porque me he dejado media vida con el partido", aseguró el exportavoz naranja en las Cortes valencianas.

También subrayó que el "trabajazo" que había hecho estos años en las Cortes valencianas o el del Congreso era "de echar muchas horas, mucha ilusión" y que veía "descorazonador" el hecho de que después del "fracaso" de las catalanas, de la "terrorífica estrategia" de Murcia y tras los sucesos de Madrid, no hubiese dimitido nadie en Ciudadanos. "Ni uno. Siguen todos ahí. Para muchos afiliados, como a mí, es muy triste", explicó.

Cantó quiso dejar claro que no tenía una respuesta a por qué no se había dado de baja de la formación naranja. "Estaré cometiendo muchísimos errores probablemente, pero cuando tienes un enganche emocional con un proyecto por el que has batallado, por el que has dado tanto, a veces no es fácil hacer las cosas", insistió.

A la pregunta de si se afiliará al PP, dejó una puerta abierta, aunque no a corto plazo. "Yo, ahora mismo, no tengo el plan de hacerlo, y una de las cosas que valoro mucho de cómo Isabel Díaz Ayuso o Pablo Casado se han acercado a mí, es porque están en la voluntad de sumar a gente en el espacio del centro-derecha que ni siquiera es de su partido", concluyó.