Nuria Martínez Ros es una de las candidatas a la presidencia de la Asamblea de Madrid menos conocidas, pero el colectivo al que representa ha sido uno de los más afectados por la pandemia. Día tras día las distintas administraciones y fuerzas políticas se lanzan la gestión de los mayores a la cabeza. El debate electoral a seis en RTVE es un ejemplo reciente.

Abogada de profesión y titulada en Medicina Forense para juristas, Martínez Ros preside Tercera Edad en Acción: un partido que surge en 2018 como resultado del malestar de muchos ciudadanos no conformes con la deriva de los políticos actuales y la ausencia de respuestas a todo tipo de problemas como las pensiones. ¿Su lema? "En defensa propia".

"Nos presentamos 'en defensa propia' porque las personas mayores están desprotegidas. Antes, uno se jubilaba feliz, era el tiempo de descanso y la vida estaba asegurada. Ahora se vive con miedo: qué pasará con mi pensión, qué pasará si me contagio... Cuando hay crisis los mayores suelen ser los grandes damnificados, pero cuando hay bonanza nadie se acuerda de ellos", denuncia.

Martínez Ros quiere que su formación entre en la Asamblea de Madrid y también en el Congreso de los Diputados. Considera que muchas de las muertes por coronavirus se podrían haber evitado "con una mejor gestión de los recursos y una mayor coordinación".

Una candidata "sin rivales políticos"

"Entendemos la política de una forma diferente a lo que vemos en las Cámaras. Yo no veo rivales políticos, no se puede estar todo el día discutiendo y cortándose el paso. Quienes se presentan a unas elecciones tienen la obligación de trabajar por Madrid y de trabajar en equipo. La experiencia juega un papel esencial en esto y nosotros somos el colectivo de la experiencia y la generosidad", explica Martínez a Vozpópuli.

Tercera Edad en Acción fue fundado por un grupo de personas, todas ellas jubiladas, con procedencias profesionales y tendencias políticas diversas. "No somos sólo políticos, sino sobre todo gestores, ya que hemos gestionado nuestra actividad profesional y laboral, y nuestras familias durante toda una vida", explican en su página web.

Antes, uno se jubilaba feliz, era el tiempo de descanso. Ahora se vive con miedo: qué pasará con mi pensión, qué pasará si me contagio...

Más centrada en buscar soluciones que en señalar culpables, Martínez Ros siempre ha estado muy cerca de la gente mayor. Nació en Valencia y fue criada por su abuela, que era viuda de guerra. "Los mayores son mi zona de confort, estoy acostumbrada a sus anécdotas y conversaciones. Con 13 años acompañaba a mi abuela con los viajes del Imserso y conozco de cerca sus problemáticas. Me encantaron las propuestas de este partido y fui de las primeras afiliadas", cuenta a este diario.

Entre esas propuestas, muchas son nuevas y otras apuntan en la misma línea que las medidas de otros partidos. "Abogamos por la reducción al 100% del tramo autonómico que se aplica al IRPF sobre las pensiones, comenzando con una reducción paulatina de la misma", señala. "El objetivo es lograr que las pensiones no coticen por IRPF. Además, en las jubilaciones a tiempo parcial, se propone reducir la escala del IRPF autonómico para que el impacto sobre sobre el total de la suma de lo percibido no resulte gravoso y la equiparación de todas las pensiones contributivas al Salario Mínimo Interprofesional (SMI)", explica Martínez.

Medidas 'estrella'

Tercera Edad en Acción también quiere que las nuevas leyes laborales permitan a los jubilados y prejubilados desarrollar trabajos remunerados o crear empresas sin que por ello tengan que renunciar a su pensión. "Muchas personas se sienten con mucha energía y muchos conocimientos y, aunque quizá no trabajarían en lo mismo, sí se lanzarían a crear una empresa y a dar trabajo", plantea.

Y reivindica la reducción de las consejerías existentes en la CAM y la creación de una nueva: la Consejería de la Tercera Edad, un órgano que aglutine toda la casuística relacionada con los mayores y que ahora está repartida en distintas áreas. Por otro lado, el partido se compromete a crear la figura del
Defensor del Mayor
. "Nuestro Defensor sería independiente y estaría elegido por el colectivo de mayores de 50 años y no por las Cortes", aclara.

La formación reclama la eliminación progresiva del copago farmacéutico para los jubilados y clases pasivas, el impulso a la creación de residencias especializadas y mixtas con precios asequibles para todos los jubilados y las personas con otras capacidades, la implantación de una Tarjeta Sanitaria única con historial médico individual y accesible desde cualquier parte de España y la creación de un 'Bono Salud' para la tercera edad, basado en el nivel de renta declarado en los últimos cinco años.

Piden la implementación efectiva de la accesibilidad universal, el fomento del cohousing y la
hipoteca inversa como opción de vivienda para las personas mayores, además de la creación de una ley
comunitaria que permita construir parques públicos de viviendas de alquiler y compra a
precios asequibles.

Martínez Ros hace hincapié en la brecha digital que afecta a los mayores. "No han tenido acceso a Internet y esto implica que se ven abocados a padecer todo tipo de dificultades en el plano administrativo, la telemedicina... Todo cambia muy rápido y estas personas necesitan alfabetización en tecnología porque si no, se quedan fuera", sostiene.

E insiste: "Nuestro programa electoral no solo se centra en la tercera edad, también defiende los intereses de los jóvenes". "Queremos un nuevo modelo de educación, proteger a los emprendedores y cambiar el sistema de prácticas. Los becarios tienen que poder cobrar por su trabajo", lanza. "La sociedad está cada vez más polarizada, las ideologías provocan ruptura y nosotros queremos unión para que los jóvenes se conviertan en su mejor versión", zanja la presidenta de Tercera Edad en Acción.