El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha remitido a los juzgados de Barcelona la causa abierta al exconseller de Interior Miquel Buch por fichar de asesor a un escolta de Carles Puigdemont en Bélgica, una vez ha dejado de ser aforado al disolverse el Parlament.

En un auto, el magistrado del TSJC Carlos Ramos acuerda inhibirse a favor de los juzgados de Barcelona en la causa por prevaricación y malversación abierta al exconseller, contra el que la Fiscalía se querelló por nombrar como asesor a un sargento de los Mossos para que presuntamente siguiera siendo escolta de Puigdemont tras su huida de la justicia española.

La causa llega a los juzgados de Barcelona con la investigación casi culminada: de hecho, el exconseller declaró como imputado hace cerca de un año en el TSJC, ante el que alegó que el fichaje del sargento como asesor de la consellería obedecía a cuestiones técnicas, por su amplia experiencia en los Mossos d'Esquadra.

Según la Fiscalía, el sargento investigado no tenía "la más mínima aptitud" para el desempeño de sus funciones como asesor y fue nombrado por la "arbitraria voluntad" de Buch

En su querella -fruto de una denuncia presentada por diputados de Ciudadanos-, la Fiscalía acusa al conseller de desviar 52.712 euros por la remuneración que el sargento de los mossos, Lluís E., también investigado, percibió mientras ejerció de asesor, entre julio de 2018 y marzo de 2019.

Para el ministerio público, el nombramiento de Lluís E. como asesor de Buch respondía "única y exclusivamente al legítimo e indisimulado propósito de dar cobertura y protección" a Puigdemont.

No tenía "la más mínima aptitud"

Según la Fiscalía, el sargento investigado no tenía "la más mínima aptitud" para el desempeño de sus funciones como asesor y fue nombrado por la "arbitraria voluntad" de Buch, ya que no consta que efectuara "actividad de asesoramiento de ningún tipo", más allá de la entrega de varios estudios que el ministerio público cree genéricos y hasta plagiados.

La querella mantiene que la designación de Lluís E. para un cargo de asesor de seguridad del conseller "respondía únicamente al propósito de procurar, desde el Govern de la Generalitat y con cargo a fondos públicos, un servicio de escolta permanente al procesado rebelde" Carles Puigdemont.

Lluís E., que ya formaba parte del servicio de escoltas de Puigdemont cuando era presidente de la Generalitat, le ayudó junto a otros agentes del cuerpo a facilitar su huida de España tras la DUI de octubre de 2017 y le acompañó desde que se instaló en Bélgica.

Artículo 155

Con la Generalitat intervenida por el artículo 155, la División de Asuntos Internos (DAI) de los Mossos d'Esquadra abrió una investigación interna al sargento, expediente que concluyó el 20 de julio de 2018 con cuatro meses de suspensión de empleo y sueldo y el traslado del agente del área de escoltas.

Ese mismo día, a propuesta de Buch se creó una plaza de asesor en el Departamento de Interior que se asignó a Lluís E., según la Fiscalía, pese a su "absoluta idoneidad para desempeñar" ese cargo y teniendo en cuenta que, desde el 28 de octubre de 2017, el sargento se había limitado a "encadenar" permisos, licencias y situaciones de baja médica.