El Partido Popular de Sevilla celebra este sábado primarias internas antes del congreso provincial de la próxima semana. Y lo hace completamente dividido, con dos candidaturas: la de la actual presidenta, Virginia Pérez, que tiene el apoyo de la dirección nacional; y la de Juan Ávila, que representa al sector del presidente andaluz, Juanma Moreno Bonilla.

Finalmente, no habrá lista única y los afiliados sevillanos del PP votarán mañana en dos urnas. Una para elegir compromisarios y para dirimir la batalla entre Pérez y Ávila. Si uno de los dos candidatos gana con una diferencia superior al 15% sobre el contrincante, automáticamente será proclamado presidente del PP de Sevilla en el congreso provincial del 27 de marzo. Por el contrario, si ambos contendientes quedan con una diferencia por debajo de ese umbral, serán los compromisarios los que tengan la última palabra ese día.

La campaña ha sido de todo menos de guante blanco. Sobre todo, por las declaraciones de Ávila, que ha arremetido contra la dirección provincial y nacional por entender que se está ante "un pucherazo, un fraude en toda regla" dentro del PP.

"Ir a las urnas no tiene ningún sentido", dejó claro el jueves en un mensaje dirigido a sus seguidores. "Han manipulado datos, han manipulado las votaciones, están quitándonos electores, no podemos ir como borreguitos al matadero para que nos degüellen", prosiguió el candidato 'bendecido' por Moreno Bonilla.

Una "tragedia" para el PP de Sevilla

Ávila insistió en que dejar el PP de Sevilla "en manos de estos sinvergüenzas sería una tragedia", refiriéndose al equipo de Pérez, aunque dejó claro que no piensa retirar su candidatura. "No les voy a dar gusto de que me ganen en unas elecciones que han manipulado, que han engañado y que lo están haciendo de forma deshonesta", hizo hincapié.

Este viernes hubo dos Juzgados de Primera instancia de Sevilla -los números 8 y 11- que reconocieron a dos afiliados el derecho a “participar” en el congreso provincial del PP aunque no se esté al corriente en el pago de la cuota de militante, una de las reclamaciones de Ávila.

Juanma Moreno ante las primarias del PP de Sevilla
Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente del PP de Andalucía.

No obstante, ambos juzgados rechazaron la medida cautelar de suspensión del congreso, solicitada por afiliados que habían denunciado que no se les permitía participar en el cónclave por no estar al día en el pago de las cuotas, algo que sí intentaron resolver con el abono pertinente en los debidos plazos.

La polémica por el abono de las cuotas a última hora se debe a que, detrás de ello, está la sospecha de la compra de votos por esta vía. Esta situación llevó al PP a bloquear la cuenta bancaria del partido en Sevilla. En el punto de mira están unos 200 afiliados 'populares'.

El precedente de 2017

En el congreso de 2017, en más convulso del PP de Mariano Rajoy en toda España, Virginia Pérez se llevó la victoria con 2.610 votos frente a la candidatura de Juan Bueno, que obtuvo 2.586 votos. En aquel momento, Pérez era la candidata de Moreno Bonilla y el exministro Javier Arenas, cuyo feudo es precisamente Sevilla. Mientras que Bueno era el candidato de Génova. Pero pasados tres años, la primera ha roto con el presidente andaluz para echarse en brazos de Pablo Casado.

Pérez pidió este viernes ir a votar al congreso de PP de Sevilla y a olvidarse "del ruido de fondo" que ha habido durante la campaña. Yo creo que las elecciones, siempre que hay democracia, son una fiesta de la democracia y eso es lo que tenemos que tener", señaló la actual presidenta de los populares en Sevilla.

En todo caso, la incógnita sobre el resultado de las primarias sigue en el aire porque el comité organizador desestimó la mayor parte de los avales de Pérez y Ávila. Ambos superaron el listón de las 90 firmas requeridas, pero se quedaron muy lejos de las que habían presentado.

De los 3.117 avales presentados por Pérez, solo se validaron 1.328. Mientras, de las 1.468 firmas presentadas por Ávila, solo se registraron 271. Es decir, cada candidato perdió más de un millar de avales: Pérez, un total de 1.789 apoyos y Ávila, 1.197, según ABC. Unas cifras considerables que sugieren que muchos afiliados entregaron sus firmas a ambas candidaturas para quedar bien con los dos. Pero este sábado, el voto es secreto.