"Existe una evidente duplicidad de funciones". Así definen desde el sindicato de bomberos, federado en CSIT Unión Profesional, y la asociación profesional Movimiento de Bomberos (MOBOM), la incómoda situación que actualmente se produce en los rescates de montaña que tienen lugar en la Comunidad de Madrid en los que en ocasiones también intervienen los Grupos de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM) de la Guardia Civil.

El punto más importante del "grave problema competencial" que denuncian, insisten en conversación con Vozpópuli, es que "puede acarrear riesgos para los ciudadanos", alargando en muchas ocasiones las intervenciones de rescate "de manera innecesaria". 

Según explican desde el sindicato de bomberos, en Madrid había un convenio de colaboración entre ambos cuerpos que ha caducado recientemente, pero ya desde octubre de 2019 "se viene actuando como si no constara", lo que ha provocado que se produzcan "ciertos malentendidos y problemas en intervenciones, también con otros integrantes de las emergencias". En este sentido, matizan que actualmente están reuniéndose con la Guardia Civil para retomarlo y que las negociaciones van bien encaminadas. 

"Se han apropiado de esta competencia"

Fuentes de la Guardia Civil señalan a este diario que históricamente las intervenciones en montaña han sido competencia de este cuerpo y que es la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112 quien coordina. Desde el cuerpo de bomberos, en cambio, sostienen que el citado instituto armado "no tiene competencia en rescate" y que "se ha apropiado de esta competencia". "El auxilio no es lo mismo que el rescate", señalan.  

"Inacción"

En este sentido, desde CSIT Unión Profesional denuncian que la "inacción" de las administraciones, incluyendo a la Consejería de Justicia, la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112 y la Dirección General de Emergencias, "está poniendo en peligro a los ciudadanos". "En estas situaciones de rescate, la burocracia administrativa no tiene cabida, aunque esto conlleve acuerdos y convenios de colaboración entre diferentes administraciones", apuntan.

Además, denuncian que mientras el cuerpo de bomberos de la Comunidad de Madrid cuenta con una dotación diaria de ocho personas en el parque de bomberos del Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA), situado en Navacerrada, la Guardia Civil únicamente posee una dotación diaria de dos personas.