El extesorero del PP Luis Bárcenas quiere que declare en el juicio sobre la caja B del PP el periodista Ernesto Ekaizer para que ratifique lo que escribió en su libro titulado Queríamos tanto a Luis (Ediciones Martínez Roca). Se trata de la misma obra que el propio Bárcenas tachó de “invenciones” cuando la Fiscalía le preguntó por pasajes del mismo en el marco de la investigación por la trama 'Kitchen'. 

El abogado de Luis Bárcenas, Gustavo Galán, quiere que comparezca Ekaizer porque, según ha dicho, puede confirmar que su cliente conocía la existencia de una grabación en la que su antecesor en la Tesorería del PP, Álvaro Lapuerta, confirmaba el pago de sobresueldos en B al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy. Para el letrado “este testimonio es importante porque incluso está reflejado en su propio libro”.

El periodista aludido, Ernesto Ekaizer, ha publicado un mensaje en su cuenta de la red social Twitter en el anunciaba su disposición a declarar si el tribunal lo considera oportuno. Confirmaba además que la defensa de Bárcenas iba a aportar a la causa como prueba su libro Queríamos tanto a Luis editado en 2015.

Esta obra ya fue utilizada por la Fiscalía cuando en febrero de 2019 y en presencia del juez le tomó declaración a Bárcenas como víctima de los seguimientos policiales orquestados presuntamente por el Ministerio del Interior para robarle documentación comprometedora sobre el PP y sus máximos dirigentes. El fiscal le leyó extractos del libro y le pidió que confirmase si lo que se decía en él era cierto o falso.

"Invenciones para vender un libro"

Ante una de esas preguntas, lo que contestó Bárcenas fue que eso "son invenciones de alguien que quiere vender un libro". En este caso concreto se refería a una parte en la que, según la Fiscalía, se le atribuía haber puesto “la pieza de (Javier) Arenas en el puzzle”. Bárcenas lo negó y reivindicó su amistad con el exlíder del PP andaluz: “Era muy muy amigo mío. Se ha dicho que yo le grabé y yo a mi íntimo amigo le tenía un cariño enorme y yo no le grabo una conversación”.

El fiscal le insistió y le leyó otro extracto en el que, según le apuntó, el periodista dice que tiene dos grabaciones, una de una comida con Arenas y otra con Rajoy en su despacho. Pero Bárcenas lo volvió a negar :“Si yo hubiese tenido esas grabaciones, hubiesen salido. No he grabado jamás a nadie, no existe ninguna grabación, es novela”, zanjó. 

En otro momento del interrogatorio, el representante del ministerio público le insistió sobre el libro y le preguntó acerca de otro pasaje en el que se atribuye a su esposa Rosalía Iglesias la filtración de una serie de pantallazos de su teléfono móvil a la prensa. “Yo creo que eso no es así. El que ha sacado los pantallazos ha tenido el teléfono físicamente y ha sacado toda la información. Mi mujer es incapaz de hacerlo. No deja de ser un libro que lo que se pretende es que se venda y se novelan muchas cosas”, contestó. Dos años después, pide que se tenga en cuenta para su estrategia de defensa.