El extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, ha irrumpido con un escrito remitido a la Fiscalía anticorrupción en el que se ofrece a colaborar con a Justicia a cinco días de que empiece el juicio que le volverá a sentar en el banquillo por la Caja B del PP. Bárcenas confirma que existió durante años esa contabilidad paralela en el partido, las donaciones que recibían de los empresarios y ha implicado de forma directa al expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

"De todas estas actuaciones era perfecto conocedor don Mariano Rajoy, hasta el punto que a principios del 2009 tuvimos una reunión en su despacho, en el que le mostré los papeles de esta contabilidad B", dice Bárcenas en este escrito de ocho folios de extensión. Según dice, el ex líder del PP le recriminó que guardase esa documentación tan comprometedora y procedió a eliminarla en una "máquina destructora de papeles".

Sin embargo, el extesorero, condenado por la trama Gürtel, dice que él guardaba una copia. Añade, no obstante, "gran parte" de esas evidencias se las robaron los policías implicados en la llamada operación Kitchen. Según su versión, le fue sustraída del estudio de su mujer.

Pacto con el PP

Este plan de seguimientos sobres su entorno es una de las razones, dice, por las que ha decidido dar este paso. Incluye en ese plan por el que está investigado el propio exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz el asalto en su casa de un falso cura armado que secuestró a su mujer y a su hijo.

Bárcenas admite por primera vez que había alcanzado un pacto con el PP que ahora se termina tras el ingreso en la cárcel de su mujer una vez que el Tribunal Supremo ha confirmado la condena contra ella causa sobre la primera fase de Gürtel.

"El sentimiento de culpabilidad de haber podido provocar que mi mujer estuviese en riesgo de perder la libertad y entrar en prisión me hizo creer inocentemente en la promesa -por parte del Partido Popular- que se me hizo llegar sobre que Rosa no entraría en prisión gracias a las gestiones que ya se habían iniciado".