La defensa de Luis Bárcenas ha destacado este martes ante el tribunal que juzga el presunto pago de parte de la reforma de la sede nacional del PP con dinero de la caja 'b' que el extesorero 'popular' ha renunciado a mantener una "postura defensiva" y que su colaboración con la Justicia "es producto de la reflexión o del arrepentimiento del que sufre la perdida de la libertad".

Así lo ha dicho el abogado Gustavo Galán durante su informe de conclusiones finales, en el que ha recordado que el extesorero del PP remitió un escrito a la Fiscalía Anticorrupción para reconocer los hechos de acusación y que durante el juicio ha explicado cómo funcionó la contabilidad paralela en el PP durante casi 20 años.

Tras rechazar las insinuaciones de que esta 'confesión' llegaba por un "pacto con la Fiscalía General del Estado para perjudicar al PP" o para afectar al partido en las últimas elecciones autonómicas en Cataluña, la defensa ha recordado que el fiscal ni siquiera ha contemplado la posibilidad de aplicar una atenuante de colaboración o de reparación del daño como sí ha hecho en el caso de otros acusados.

Así, aunque ha lamentado que el fiscal Antonio Romeral haya mantenido una "postura dura" con respecto a Bárcenas y haya confirmado su petición de pena de cinco años de prisión, ha señalado que este criterio "debe respetarse".

Con todo ello, el abogado ha afirmado que el extesorero 'popular' ha renunciando tener una "postura defensiva" y ha explicado que las diferentes versiones que ha manifestado a lo largo del procedimiento se debe a los cambios de defensas que ha tenido durante todo este tiempo: "En ocho años, Bárcenas ha tenido cuatro defensas", ha recordado.

En este sentido, ha indicado que, aunque la iniciativa de colaborar con la Justicia "no es novedosa", la reciente disposición que ha mostrado a aclarar los hechos "es producto de la reflexión o del arrepentimientos del que sufre la libertad". Bárcenas se encuentra desde mayo de 2018 cumpliendo la pena impuesta por la primera época de la trama Gürtel, que el Tribunal Supremo fijó en 29 años y un mes.

"Solo aquel que no ha experimentado la pérdida de la libertad puede llegar a cuestionar si existe la posibilidad de que existan conductas de arrepentimiento como las que ha aflorado en este caso en la defensa del señor Bárcenas y sobre todo cuando su mujer está privada de la libertad y el mismo se achaca las culpas de la situación en la que ésta se encuentra", ha apostillado Galán en alusión a Rosalía Iglesias, que también se encuentra en prisión cumpliendo 12 años y 11 meses por los primeros años de actividades de la Gürtel.

Veracidad de sus papeles

El abogado de Bárcenas ha centrado gran parte de su intervención en defender la veracidad de los conocidos como 'papeles de Bárcenas', donde se registraron los movimientos de la supuesta contabilidad paralela del PP. Ha repasado todas las declaraciones testificales y periciales que, a su juicio, corroboran las explicaciones que el acusado ha ofrecido en el juicio.

Para ello, no sólo ha recordado que algunos de los testigos como el empresario Santiago Lago Bornstein, el expresidente del Senado Pío García Escudero, los exdiputados del PP Jaime Ignacio del Burgo y Eugenio Nasarre y el exsenador Luis Manuel Fraga --sobrino del fundador del partido Manuel Fraga-- reconocieron entregas de dinero por parte del partido; sino que el también acusado, el exgerente 'popular' Cristóbal Páez, admitió que el fallecido Álvaro Lapuerta (tesorero del PP en la época que Bárcenas era gerente) le dio dos "gratificaciones".

También ha destacado que el director de 'El País' Javier Moreno relató todos los procedimientos a los que se sometieron los 'papeles de Bárcenas' para contrastar su autenticidad antes de publicarlos en enero de 2013; que los investigadores de la UDEF dieron credibilidad a los apuntes contables; que los peritos caligráficos destacaron que se elaboraron a lo largo del tiempo; y que los expertos informáticos señalaron que no detectaron indicios de manipulación en los archivos que el propio extesorero 'popular' entregó al juzgado en un pendrive.

Así, el abogado, al igual que ha afirmado que su defensa no iría dirigida a "echar balones fuera" y a atacar a la capacidad mental del extesorero Álvaro Lapuerta como han hecho otras partes --a las que ha afeado esta conducta--, ha querido destacar que alguno de los testigos sí reconocieron que nunca han tenido "ningún tipo de tacha respecto Bárcenas" como gerente del partido.

Ha recordado que así lo afirmaron el expresidente del Gobierno José María Aznar o el exministro y exvicepresidente del Ejecutivo Rodrigo Rato, quienes al igual que el resto ex altos cargos del PP negaron tener conocimiento de la existencia de una contabilidad paralela en el partido.

En este sentido, el letrado también ha querido responder al fiscal sobre el argumento de que muchos de los testigos negaron ser donantes del partido o ser perceptores de dinero en negro. "No se esperaba que ninguno lo reconociera", ha dicho, al tiempo que ha subrayado que en el caso de las empresarios, "ninguna sociedad da nada a cambio".

Asimismo, para seguir incidiendo en que Bárcenas ha contado la verdad ha recordado que varios periodistas que han testificado en la vista oral han afirmado ser conocedores de grabaciones que servirían como prueba de que ex altos cargos del PP sabían de la existencia de una caja 'b'.

De hecho, ha restado credibilidad a la declaración del ex secretario general del PP Javier Arenas, que dijo que "no recuerda" haber tenido ninguna conversación en la que Bárcenas le hubiera preguntado cómo liquidar el dinero de la caja 'b' antes de cerrarla. "¿Cómo es posible que una conversación de esta naturaleza sobre irregularidades diga el señor Arenas que no recuerda esta conversación. O se recuerda o no se recuerda, pero que dude no puede ser", ha dicho el abogado.

La 'operación Kitchen'

En este punto, la defensa, que además ha señalado que el primer apunte sobre el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy coincide con su llegada al Gobierno en 1996, ha insistido en que no tiene suficientes pruebas para demostrar estas afirmaciones por culpa de la conocida como 'operación Kitchen', que se está investigando en la Audiencia Nacional.

Por último, para remachar la credibilidad de los apuntes contables de Bárcenas, su abogado ha destacado que no entiende por qué el jefe de la Auditoría del PP señaló que no podía hacer una investigación interna para averiguar posibles irregulares alegando que no disponían de una "base documental" y que los periodistas que publicaron los 'papeles de Bárcenas' sí pudieron contrastar las anotaciones con los datos de la contabilidad oficial del partido, ya que ya constaba en el sumario del caso Gürtel.

Ni asociación ilícita ni apropiación indebida

Tras acabar este bloque, el abogado ha pasado a defender que no cabe la imposición de una pena ni por el delito de asociación ilícita ni por el de apropiación indebida por cooperar con Lapuerta para comprar con dinero de la caja 'b' acciones de Libertad Digital.

Sobre la asociación ilícita, el abogado de Bárcenas ha apuntado brevemente que se trata de un delito que sólo se puede aplicar a "bandas armadas o terroristas" y que en este caso se estaría ante "una estructura donde solo estarían dos miembros de todas las personas acusadas" y en donde el "beneficiario" de unos donativos "sería un partido que no ostenta aquí condición de acusado" por este tipo penal.

En cuanto a la apropiación indebida, ha señalado que tampoco se cumplen los requisitos exigibles para condenar por este delito y ha destacado que el propio PP, que sería el perjudicado, no ejercita acción penal por estos hechos al considerar que no hubo "perjuicio económico".