Fumar en las playas de Sant Miquel, Somorrostro, Nova Icària y Nova Mar Bella de la ciudad de Barcelona estará prohibido a partir del próximo verano, como sucede ya en las de otras poblaciones españolas, en las que se ha decidido contribuir así a la protección de la salud y del medio ambiente.

El concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia, y la concejala de Salud, Envejecimiento y Cuidados, Gemma Tarafa, han anunciado la puesta en marcha de una prueba piloto de "playas sin humo" con el objetivo "de ir caminando" hacia este objetivo y ayudar a cambiar hábitos.

Badia ha precisado que aunque no hay previsto un régimen sancionador ante esta medida, quienes desobedezcan la prohibición de fumar en estas playas podrán ser multados por desacato a la autoridad.