La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha rechazado este martes adelantar más la hora de inicio del toque de queda en Madrid: "Para arruinar más a la hostelería en España, conmigo que no cuenten".

La mayoría de gobiernos autonómicos, tanto presididos por el PSOE, como Baleares o Castilla-La Mancha, como por el PP, como Andalucía y Murcia, ven bien que las regiones puedan adelantar el inicio del toque de queda antes de las diez de la noche, límite que establece el actual estado de alarma, un asunto que se tratará en el Consejo Interterritorial de Salud de este miércoles.

Por su parte, Castilla y León decidió adelantar el toque de queda a las ocho de la tarde, pero el Gobierno central recurrió esta medida y ahora el Tribunal Supremo ha dado un plazo de diez días al Ejecutivo regional para que presente sus alegaciones.

Durante una visita al Centro Público de Educación Especial, la presidenta madrileña se ha mostrado contraria a las "restricciones" que arruinan "aún más" a la hostelería, a los comercios, a la iniciativa privada y "a tantas familias".

Ayuso asegura que respeta la autonomía de cada región "ya que no hay acciones a nivel nacional ni una estrategia como país ante la epidemia", pero ha pedido "respeto" para que cada comunidad autónoma aplique las medidas que considere oportunas.

"Yo, desde luego, no voy a arruinar a estos sectores ya afectados", ha añadido.

Adelanto del toque de queda a las 23

La Comunidad de Madrid ya adelantó dese el lunes el toque de queda de las doce a las once de la noche, así como la hora de cierre de los bares y restaurantes a las diez en lugar de a las once, como ya ocurría con los establecimientos comerciales.

Para Ayuso "es muy fácil cerrar negocios, mandar a la gente a casa" pero luego "recuperarlos es imposible", y ha opinado que medidas como un adelanto del toque de queda a lo mejor proporcionan "más seguridad" a los políticos pero no a la hostelería o a los comercios.

Por ello, la Comunidad de Madrid seguirá trabajando en su estrategia de test de antígenos, ha remarcado Ayuso, que también ha puesto en valor el nuevo hospital Enfermera Isabel Zendal para "descongestionar hospitales y tener más capacidad para seguir conjugando economía y salud".

Pandemia económica

"Con la pandemia sanitaria hay una pandemia económica sin precedentes", ha insistido la jefa del Ejecutivo madrileño, que cree que lo que la gente necesita es "salir a la calle a ganarse la vida", por lo que hay que seguir abriendo hospitales como el Enfermera Isabel Zendal, seguir aumentando la realización de test y "acelerando el proceso de vacunación".

"Pero no lo puede pagar el sector privado porque las familias españolas, la clase media ya no aguanta más", ha agregado.

Por otro lado, ha pedido al delegado del Gobierno, José Manuel Franco, que ayude a Madrid en varias cuestiones, como "hacer efectivas" las zonas básicas de salud (ZBS) para "restringir la movilidad y para que las normas se cumplan", ya que -ha señalado- "el problema no es que no haya normativa" sino que a veces falta "ayuda" para que ésta se cumpla.

También ha informado de que se están detectando "numerosas" fiestas ilegales, botellones y falta de inspecciones, mientras hay hosteleros "que están cumpliendo y haciendo las cosas bien", por lo que, según Ayuso "no puede ser que todos paguen la falta de aplicación de estas normas".

Ha vuelto a pedir que se corten los vuelos en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas con "los destinos de las cepas", como Sudáfrica y Brasil, y que se procuren PCR "a todo el mundo", algo que denuncia Ayuso que "no está sucediendo".

"Las administraciones tenemos que poner todas las medidas necesarias para seguir conjugando la salud y la vida con el empleo", ha concluido.