El avión que partió este martes de Argel con destino a Logroño, presuntamente para recoger al secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, se vio obligado a dar la vuelta por orden de los controladores militares, que a su vez le fue comunicada por los controladores civiles de Enaire, según fuentes del gestor de navegación aérea de España.

Según las fuentes consultadas por Europa Press, a primera hora de la mañana, los controladores civiles de Enaire han recibido instrucciones por parte de los controladores militares para que informaran al avión procedente de Argel con destino Logroño de que no podía sobrevolar el espacio aéreo español.

Enaire, como gestor nacional de navegación aérea, ha ejecutado las instrucciones recibidas y el avión ha regresado, según precisan las mismas fuentes del gestor de navegación aérea de España, que depende del Ministerio de Fomento.

Ingresado por covid

El líder del Frente Polisario, Ibrahim Ghali, se encuentra ingresado en el hospital de Logroño San Millán-San Pedro desde que llegó a España para ser tratado de una infección por coronavirus. Este martes ha declarado por videoconferencia ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, ante el que ha negado cualquier implicación en las graves violaciones de Derechos Humanos que le atribuyen las dos querellas presentadas en su contra por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH) y por el activista saharaui Fadel Breica.

El magistrado le ha dejado en libertad y ha rechazado ponerle las medidas cautelares que pedían las acusaciones al no ver ni riesgo de fuga ni indicios de delito, mientras que la Fiscalía se ha limitado a
La Fiscalía a pedir que facilite un teléfono y un domicilio para poder localizarlo.

La Portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha dicho desconocer que tuviera conocimiento de que hubiera tenido que dar la vuelta un avión procedente de Argel con destino Logroño para recoger a Ghali.

Sin embargo, admitió que cuando cumpliera con las obligaciones de atender la petición del magistrado de la Audiencia Nacional, Ghali podría irse de España.