La Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado al juez del caso Neurona, Juan José Escalonilla, que reabra la investigación en torno al uso de los fondos de la llamada caja de solidaridad de Podemos por presunta administración desleal. El magistrado había archivado esta parte al no hallar indicios de delito. Es la caja a la que destinaban parte de sus sueldos los dirigentes de la formación liderada por el vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias. 

“Esta Sala ha estimado el recurso formulado frente al auto de 20-10-20, acordando en su lugar la continuación del proceso hasta el esclarecimiento de la presunta administración desleal del numerario del Fondo de Solidaridad del partido político Podemos”, dice el auto de la Sección 30 de la Audiencia Provincial al que ha tenido acceso Vozpópuli dictado el 16 de febrero.

La Audiencia responde así a los recursos que había presentado la exsenadora de Podemos Celia Cánovas a la que el juez había apartado del caso. “Queda así sin vigencia el principal argumento del magistrado instructor”, dice ahora el auto que ordena readmitirla en una decisión contra la que no cabe recurso.

Cánovas denunció ser perjudicada por el uso que hizo el partido de parte de su sueldo que donó a la caja de solidaridad de la formación. Esta es una de las partes que el magistrado ha ido archivando respecto a la denuncia inicial que dio origen al caso presentada por el exabogado cesado de Podemos, José Manuel Calvente

Celia Cánovas

Es por ello que el juez titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid decidió no tenerla como personada en la causa. Tanto en la decisión de archivar esta parte como en la de no aceptar la personación de la exsenadora, el magistrado contó con el apoyo de la Fiscalía. Ahora la Sección 30 de la Audiencia Provincial de Madrid ordena que se le readmita. “Su condición de afiliada la constituye en presunta víctima o perjudicada de parte de los hechos investigados”, dice la resolución dictada .

Celia Cánovas Essard fue senadora de Podemos por Tarragona entre 2016 y 2019. A finales del año pasado remitió un escrito con una serie de documentos al juez Escalonilla que investiga la financiación de Podemos y a varios de sus dirigentes, el ultimo de ellos el cofundador Juan Carlos Monedero.

La exsenadora pidió personarse como acusación y dijo tener pruebas de que el partido pudo incurrir en delitos de malversación y blanqueo en la gestión de la llamada caja de solidaridad que alimentaban los cargos de Podemos con parte de sus sueldos para sufragar causas sociales. Cánovas quiere saber qué uso le dieron a los 25.000 euros que donó ella en poco más de dos años.

El juez Escalonilla argumentó en su momento que Cánovas tendría que aclarar primero por vía interna con Podemos cuál fue el destino de su dinero y en caso de hallar indicios de delito proceder por vía judicial. La exsenadora se quejaba de que esas donaciones no eran estrictamente voluntarias. El partido obligaba a todos sus cargos que su sueldo tenía que ser como máximo tres veces el salario mínimo interprofesional español.

La Audiencia Provincial de Madrid advierte, no obstante, que ella acordó con el partido destinar parte de su sueldo y que por tanto sus donaciones si fueron pactadas. Pero eso no impide que sea perjudicada directa en una parte de la investigación sobre la que se ha revocado el archivo.