Los implicados en el atropello mortal de un hombre el pasado mes de marzo en Luceni (Zaragoza) destrozaron el coche con el que supuestamente uno de ellos cometió el atropello y lo arrojaron al río Ebro para ocultar pruebas, ha determinado la Guardia Civil.

Los hechos sucedieron el 10 de marzo de este año, cuando el concejal socialista de Luceni (Zaragoza) José Raimundo Soria Laforga, fue mortalmente atropellado en la carretera VP-24, frente a una empresa agrícola, adonde el edil, de 54 años, se había desplazado junto con un agente de protección civil ante el aviso recibido de un posible conato de incendio en las instalaciones.

Hasta el lugar donde se encontró el cadáver se trasladaron efectivos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial y Atestados del Subsector de Tráfico de Zaragoza, que determinaron que la víctima había sido atropellada la tarde anterior por un turismo que se dio a la fuga y cuyo ocupante no auxilió a la persona atropellada, informa el instituto armado.

Tres meses después, el 15 de junio, detuvieron a tres personas, dos hombres (uno de ellos el supuesto autor del homicidio imprudente) y una mujer, y abrió investigación contra otras cuatro personas por su implicación en los hechos.

Al supuesto autor, de 20 años, se le imputa un delito de homicidio imprudente, omisión del deber de socorro y abandono del lugar del accidente y al resto de implicados se les imputan delitos de omisión del deber de socorro y encubrimiento.

Ante la sospecha de que los detenidos hubiesen ocultado el vehículo con el que se produjo el accidente, la Benemérita comenzó a realizar gestiones e inspecciones por las zonas próximas al lugar del atropello, y amplió el radio de búsqueda para localizar el turismo.

Los investigadores creían que el vehículo podría estar sumergido en río Ebro, próximo a la localidad de Alagón, por lo que se activó al Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas del Cuerpo para inspeccionar el cauce.

Los agentes localizaron varias partes de un turismo, que extrajeron e inspeccionaron para llegar a la conclusión de que se trataba del vehículo implicado en el atropello.

La Guardia Civil determinó que los autores de este atropello seccionaron en varias partes el vehículo antes de arrojarlo al río desde un puente.

Las diligencias han sido remitidas al Juzgado de Instrucción número 1 de Zaragoza. En la investigación han participado unidades de la Guardia Civil de Zaragoza y Huesca.