El fenómeno del ‘pásalo’, mensajes de texto que corren como la pólvora de teléfono en teléfono para influir en la opinión pública, alcanzó su cénit el 13 de marzo de 2004. Entonces, miles de ciudadanos se concentraron ante la sede del Partido Popular, durante la jornada de reflexión, para protestar por la presunta manipulación del Gobierno sobre los atentados del 11M. “¿Aznar de rositas? ¿Lo llaman jornada de reflexión y Urdaci trabajando? Hoy 13-M, a las 18h. Sede PP, c/Génova 13. Sin partidos. Silencio por la verdad. ¡Pásalo!”, decía el mensaje que ya es Historia política.

Ahora, empresarios catalanes están enviando y recibiendo otro texto de alto contenido político, y con carácter preventivo: el Gobierno central estaría, se lee en él, haciendo circular un nuevo informe sobre presunta corrupción de Artur Mas, y podría publicarse a unos días de las elecciones autonómicas del 27 de septiembre.

En el SMS se apunta a que la persona que informó al periodista José Antich de “los falsos informes de la UDEF sobre Trias en las municipales y sobre Mas a dos días de las anteriores autonómicas”, le habría dicho que “corre por los despachos del Gobierno y de las principales empresas un nuevo dossier falso sobre Mas para reventar las elecciones del 27S. Lo sacarán a pocos días de las elecciones”. El texto termina con el clásico “difúndelo”.


“Es importante: explica José Antich, en el blog de El Nacional, que la persona que le informó las últimas elecciones de los falsos informes de la UDEF, sobre Trias en las municipales y sobre Mas a dos días de las anteriores autonómicas, le ha dicho que corre por los despachos del Gobierno y de las principales empresas un nuevo dossier falso sobre Mas para reventar las elecciones del 27S. Lo sacarán a pocos días de las elecciones. Hay que difundirlo”.

El texto se refiere a dos de los informes más polémicos de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF).

La Fiscalía Anticorrupción archivó a finales del año pasado una investigación abierta contra Xavier Trias. El diario El Mundo había publicado en octubre, poco antes de la consulta soberanista, que el alcalde de Barcelona tenía una cuenta con más de 13 millones en Andorra, lugar al que habría trasladado el dinero desde Suiza.

En 2012, poco antes de las elecciones autonómicas catalanas, el diario El Mundo aireaba otro informe que resultó ser falso, según de Asuntos Internos

El informe filtrado al rotativo lo había realizado la UDEF. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, confirmó la existencia del documento en el Congreso. En él, la unidad policial solicitaba comisiones rogatorias para seguir investigando, pero el Ministerio Fiscal concluyó que no había razones para ello. El caso fue archivado con el visto bueno del entonces fiscal general Eduardo Torres-Dulce, aunque dejaba vía libre a que la UDEF siguiera investigando en caso de encontrar nuevas pruebas que justificaran la comisión rogatoria.

En 2012, poco antes de las elecciones autonómicas catalanas de ese año, también el diario El Mundo aireaba otro informe que resultó ser falso, según las investigaciones dirigidas por Asuntos Internos de la Policía.

En el legajo se acusaba a Artur Mas de tener cuentas opacas en Suiza y Liechtenstein, pero no tenía destinatario, firma o sello, y estaba basado en informaciones anónimas que, si hubieran sido consideradas creíbles por la UDEF, habrían tenido que ser notificadas al juez. Se había elaborado, además, copiando y pegando datos de otros informes. Desde entonces se le conoce como “el informe fantasma”.

Más allá de estos dos casos polémicos, hay numerosos informes de la UDEF que han sido clave en operaciones contra delitos económicos, considerados acertados por los jueces y publicados por los medios de comunicación. La lista es casi interminable: los de la trama Gürtel de corrupción política vinculada al Partido Popular, los de la operación Edu sobre los cursos a parados de la Junta de Andalucía, o la presunta corrupción y delitos económicos de la familia Pujol, entre otros muchos.