La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha descartado de plano la posibilidad de convocar una Asamblea General ordinaria en este 2021 y ha subrayado la necesidad de "respetar la democracia interna", justo cuando se cumple un año de su victoria "con casi el 80%" de los apoyos de la militancia.

En rueda de prensa tras la reunión del Comité Permanente, Arrimadas ha recordado a los que reclaman un nuevo congreso interno, que la V Asamblea General se celebró "hace menos de un año", tras vencer en las primarias unos meses antes a la candidatura de Francisco Igea.

"Yo llevo un año en el cargo, un año de pandemia. Por tanto, nuestro proyecto se tiene que seguir implantando. Vamos a seguir el camino de la militancia", ha insistido la líder de Cs, quien ha subrayado precisamente que la estrategia política que presentó en el congreso extraordinario de hace un año fue apoyada por "más del 90%" de los afiliados.

En este sentido, ha explicado que, a causa de la crisis del coronavirus, en la formación centrista aún están pendientes de hacer actividades, visitas territoriales y convenciones. Y frente a las voces que han pedido cambios en la dirección de Ciudadanos a raíz del hundimiento electoral en Cataluña, Arrimadas ha defendido su estrategia y ha asegurado que mientras ella sea presidenta, el partido va a "seguir defendiendo el interés general" en todas sus decisiones.

Los estatutos de Ciudadanos

En los últimos días se ha hablado entre afiliados de Cs de la posibilidad de intentar forzar un congreso ordinario este año, pues el último como tal data de 2017, hace cuatro años. Hay militantes que consideran que se podría convocar uno a mediados de junio, cuatro meses después de la última contienda electoral -la de las catalanas-, tal y como establecen los estatutos del partido.

Si a mitad de abril no se anuncia esta asamblea general ordinaria, algo que descarta por completo la actual dirección de Arrimadas, es posible que haya demandas de afiliados contra Cs por presunta vulneración de los citados Estatutos.