El president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha cargado este viernes contra el Tribunal de Cuentas, que el martes podría formalizar sus imputaciones contra varios líderes por uso inadecuado de fondos públicos en la promoción exterior del procés, y ha llamado al Gobierno a actuar en lo que "esté en su mano".

En declaraciones a los medios tras vacunarse contra la covid-19, Aragonès ha señalado que el Tribunal de Cuentas, "con personas próximas al PP" y "altamente ideologizado", pretende seguir con la "represión" y hacerlo "más allá de sus funciones".

"Nueva inquisición"

"El Tribunal de Cuentas se ha convertido en la nueva inquisición, la inquisición económica. Ante esa situación de injusticia tenemos que usar los mecanismos que todos tengamos a nuestro alcance para evitar la situación. Cada parte sabe lo que está en su mano para revertir la represión. Alentamos a que lo haga", ha dicho en implícita mención al ejecutivo.

Más allá, preguntado sobre las palabras del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, sobre el hecho que, tras los indultos, ahora las causas del Tribunal de Cuentas pueden ser "piedras en el camino", Aragonès ha respondido: "Si un ministro ve piedras o en este caso rocas en el camino, que las saque".