El Parlamento catalán ha rechazado este viernes investir presidente de la Generalitat al candidato de ERC, Pere Aragonès, en primera vuelta al contar solo con el apoyo de los diputados de su grupo y de los de la CUP, por lo que se deberá someter a una segunda votación, en la que todavía no tiene garantizada su elección por la falta de acuerdo con Junts.

En la votación en esta primera vuelta de la investidura, Aragonès ha obtenido 42 votos a favor de ERC y la CUP, 32 abstenciones de Junts, y 61 votos en contra del PSC-Units, Vox, los comuns, Cs y el PP, por lo que se ha quedado a 26 votos de la mayoría absoluta necesaria para ser investido en la primera votación.

En la segunda vuelta, que se prevé para el martes 30, al candidato a la Presidencia le bastará con mayoría simple --obtener más votos a favor que en contra-- para ser elegido presidente, de manera que dependerá de si Junts mantiene la abstención o cambia su voto: en el primer escenario tampoco sería presidente y en el segundo sí que lo lograría.