La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado formalmente al magistrado Manuel García Castellón que cite en calidad de investigado al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en el marco de la investigación penal abierta contra el comisario jubilado José Manuel Villarejo. El Ministerio Público formula esta petición tras adherir a la causa el último informe de Asuntos Internos en relación a unos audios de Villarejo en los que hace alusión al conocimiento que pudiera tener Sánchez Galán de estos encargos de espionaje, según confirman a Vozpopuli fuentes de la investigación.

La  solicitud, que se ha formalizado apenas días después de que la eléctrica celebrara su Junta de Accionistas, se produce en la pieza decimoséptima de la causa en la que se investigan los contratos entre Iberdrola y el entramado empresarial del policía durante 13 años. Las fuentes consultadas explican que se extiende también al director general de negocios de la eléctrica, Francisco Martínez Córcoles; el expresidente de Iberdrola España Fernando Becker; y el que fuera jefe de gabinete de Presidencia Rafael Orbegozo.

El objetivo de los investigadores -que han presentado el escrito esta mañana en la Audiencia Nacional- es esclarecer de dónde salieron las órdenes para contratar con el Grupo Cenyt teniendo en cuenta que Villarejo era un policía en activo en el momento de los hechos. La petición se produce semanas después de que Iberdrola se pusiera a disposición del juzgado para declarar voluntariamente sobre estos hechos y tras la adhesión a la causa de un informe de Asuntos Internos analizando unas escuchas que quedaban por estudiar del caso. Con todo, se espera que el magistrado resuelva con celeridad a la solicitud.

El informe de Del Olmo

En estas diligencias ya constan como investigados tanto el exdirector de seguridad de la multinacional Antonio Asenjo, como tres antiguos directivos de Iberdrola (entre ellos el exnúmero dos José Luis San Pedro) y José Antonio del Olmo. Este último, que ejerció como jefe de Funciones Corporativas, fue el que puso a la compañía contra las cuerdas al denunciar que se impulsó un sistema de facturas falsas para costear el primer encargo efectuado a Villarejo en el año 2004.

Se trata de una tesis que la eléctrica siempre ha rechazado a la par que ha negado que existiera el informe en el que se denuncia esta operación triangular de facturas y que implica al propio Sánchez Galán.. De hecho, la aparición en escena del que fuera jefe de Funciones Corporativas derivó en una guerra entre éste y la compañía, la cual ha actuado contra él tanto en el País Vasco como ante la Fiscalía. De hecho, la causa que arrancó en el Juzgado de Instrucción número 3 de Bilbao contra Del Olmo ha terminado sumándose a la investigación penal de la Audiencia Nacional por tratarse de hechos "conexos".

La compañía le acusa de mentir con sus denuncias y de sustraer información confidencial de la empresa tras sus salida. Sin embargo, el 'controller' explicó al magistrado que llevó el informe al notario Luis Ramallo (exdiputado del PP) ante la sospechas de que estos pagos, que se habrían gestionado al margen del circuito normal, le pudieran perjudicar. En el documento Del Olmo aseguró que el primer encargo al policía -que se bautizó Proyecto Arrow- era "únicamente" conocido por Sánchez Galán, Córcoles, Becker y Asenjo.

El presi

Según este documento, que figura en el sumario al que ha tenido acceso este diario, el pago era "totalmente confidencial" y encubría "actividades anómalas". "Las facturas pagadas a Casesa no son por servicios prestados por esta sociedad sino que son pagos a un tercero a quien Iberdrola no puede pagar directamente", recogió el papel. Con este telón de fondo, el exdirectivo -ya jubilado- se convirtió en testigo de referencia para Anticorrupción, la cual le citó en este procedimiento al menos hasta en tres ocasiones. Según relató, en diciembre del año pasado, cuando se supo de la existencia de este documento, los directivos imputados le habrían instado a que no reconociera la veracidad de lo plasmado.

Iberdrola y los mandos investigados -entre ellos el exnúmero dos José Luis San Pedro- negaron este extremo e insistieron en que no se cometió irregularidad alguna con los pagos. Igualmente recordaron que Del Olmo también visó las facturas en calidad de 'controller', motivo por el cual el magistrado Manuel García Castellón le acabó imputando en el procedimiento. Al respecto, Iberdrola aportó cerca de una veintena de facturas por los trabajos encargados hasta el año 2016 al comisario jubilado rechazando por completo la existencia del informe elaborado por Del Olmo.

Diligencias pendientes

Igualmente también ha desvinculado a Sánchez Galán de las contrataciones que se formalizaron desde el departamento de Seguridad que dirigía Asenjo. Sin embargo, los últimos audios analizados en la causa recogen conversaciones entre el exmando policial y Villarejo en las que éste último hace varias alusiones al presidente de Iberdrola, a quien se refiere como 'presi' o 'Don Ignacio'. Su interlocutor, Asenjo, le desliga de todos los asuntos por los que le preguntó, incluido un posible aumento de la remuneración por sus trabajos.

A falta de conocer la resolución del magistrado García Castellón, las diligencias en esta pieza siguen adelante. De este modo, los próximos en declarar serán los antiguos dueños de Castellana de Seguridad, la empresa proveedora de Iberdrola a la que Del Olmo implicó en las operaciones triangulares. Tal y como avanzó este medio, Antonio Holguín y Francisco Javier García Saldaña comparecerán de nuevo ante el juez tras declarar en calidad de testigos en marzo del pasado año. Aunque la citación estaba prevista para el 6 de julio, el instructor la ha retrasado dos días y la deja fijada para el próximo día 8, según ha podido saber este diario.