La Fiscalía Anticorrupción solicita cinco años de cárcel y nueve de inhabilitación para el expresidente balear, Jaume Matas. Le acusa de haber financiado con dinero negro parte de los gastos electorales del Partido Popular de las islas entre los años 2003 y 2007. También por hacerlo mediante la adjudicación de contratos públicos a las empresas encargadas de las campañas electorales.

Según el ministerio público, Matas habría incurrido en delitos de malversación, falsedad documental, prevaricación, y fraude a la administración. El ex delegado del Gobierno en Baleares y ex presidente del PP de Palma, José María Rodríguez, también está acusado de los mismos delitos.

El fiscal Pedro Horrach detalla en su escrito que "el PP abonó 181.031 euros de forma opaca mediante sistemas desconocidos". Durante la etapa de Rodríguez como conseller de Interior del Ejecutivo que presidía Matas, habría pactado con el dueño de Over Marketing, Daniel Mercado, realizar pagos bajo las indicaciones del ex presidente para "cubrir los gastos por los servicios de publicidad y comunicación en que había incurrido su grupo empresarial en la campaña electoral". Y remarca que dicha empresa recibió un contrato público de 20.000 euros para pagar sus trabajos electorales desde la cartera de Interior.