“En Andalucía no los queremos”. Las palabras del portavoz parlamentario de Vox en Andalucía, Manuel Gavira, resumen la postura de esta formación en respuesta al llamamiento de la consejera de Igualdad de la Junta, Rocío Ruiz, de Ciudadanos, para que la comunidad autónoma que preside Juanma Moreno pueda acoger a parte de los miles de menores migrantes que han llegado a Ceuta.

La posición del partido de Santiago Abascal, al anunciar que retirará su apoyo parlamentario al bipartito de centroderecha andaluz si la acogida de menores marroquíes se materializa, abre una crisis de imprevisibles consecuencias. Un fuego que ya están intentando apagar desde el Partido Popular, formación que observa con preocupación cómo la estabilidad de la que hace gala en Andalucía, con Cs como socio, puede peligrar de forma repentina.

Desde Madrid, donde asiste a la Feria Internacional de Turismo (Fitur), Moreno ha recogido el órdago de Vox con templanza al ser preguntado: “Cumpliremos con las normas existentes protegiendo a los menores no acompañados, porque es nuestra obligación”. Así pues, ha abierto la posibilidad de la acogida.

Al ser preguntado sobre si temía perder los apoyos de su aliado parlamentario, ha respondido que “no es una cuestión de miedo, es una cuestión de que nosotros somos un gobierno y los gobiernos gobiernan, al menos eso es lo que se debe hacer y nosotros vamos a gobernar. Una cosa es el Ejecutivo y otra el Legislativo”.

Moreno ha puesto como ejemplo de labor humanitaria “para que todo el mundo piense en esa foto”, la actuación de la Guardia Civil, salvando menores y hasta bebés en el agua, así como de las Fuerzas Armadas.

“Vox está en su posición legítima, no solamente de expresar sus desacuerdos, sino también de actuar como ellos consideren en el ámbito parlamentario, en cuanto al apoyo al propio gobierno”, por lo que la coalición PP-Ciudadanos reclama “autonomía y soberanía para tomar las decisiones que le competen”, como es la de la acogida de menores migrantes  procedentes de de Ceuta.

Cronología del último desencuentro entre Vox y Cs en Andalucía 

Todo comenzaba en la tarde de este martes, cuando en sede parlamentaria la consejera de Cs más escorada hacia el PSOE hizo saltar las alarmas en Vox: “Vamos a estar aquí, esperándolos, son menores vulnerables”, al tiempo que aseguraba estar ya en marcha para que los llamados menas sean atendidos con todos los medios disponibles, por parte de la Junta de Andalucía al llegar a la comunidad.

La reacción de Vox fue rápida y con nocturnidad, vía Twitter, pasada la medianoche del martes al miércoles. “Vox dejará de apoyar al Gobierno de PP y Ciudadanos si imita las políticas de la extrema izquierda”, anunciaban en su cuenta oficial del Grupo Parlamentario.

Dentro del mismo mensaje de microblogging se aseguraba que “los andaluces no quieren a los menas que han invadido Ceuta. Quieren la seguridad y certeza de que las costas andaluzas están protegidas de la invasión migratoria", zanjaban.

Ya en la mañana de este miércoles el portavoz parlamentario andaluz de Vox, Manuel Gavira, convocaba una rueda de prensa para anunciar su ultimátum al Ejecutivo de Moreno Bonilla, a quien ha exigido también el cese de la consejera de Igualdad Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, por hacer lo que el diputado de Vox ha calificado como "llamamiento en toda regla" a la llegada de estos menores no acompañados.

A juicio de Gavira, el gobierno de coalición PP-Cs sólo tiene, a partir de ahora, dos opciones sobre la mesa. “Que la consejera dimita y espere en su casa a los menas que quiera”, o ser destituida por el propio presidente.

En el caso de que ninguno de los dos posibles escenario se produzca, Vox ya anuncia que se encargará de que los andaluces conozcan de primera mano que el presidente de la Junta tiene en su Consejo de Gobierno “a una consejera que hace un llamamiento a la inmigración ilegal”, ha dicho Gavira sobre las consecuencias de lo que califica también como “efecto llamada”.

Esta inesperada tormenta política sorprendía al consejero de Presidencia de la Junta, Elías Bendodo, en una entrevista en la emisora EsRadio. Ante las preguntas de Federico Jiménez Losantos ha tratado de capear el temporal: "no estamos dispuestos a que una dejadez del Gobierno nacional se convierta en un problema de Andalucía”.

En lo que se ha interpretado como una clara desautorización a la consejera de Igualdad, para calmar los ánimos de Vox, Bendodo ha negado que, “ni mucho menos”, la Junta de Andalucía haya hecho “efecto llamado alguno”.

El ‘número dos’ del PP en el gobierno autonómico ha aprovechado para reprochar al Gobierno central que "nos quitaron la ayuda" para acoger a los menores no acompañados, y ha asegurado que "queremos que los menores no acompañados de Marruecos se queden en Marruecos”.

No obstante, ha asumido que "si llegan a Andalucía las normas españolas les dan ciertos derechos" que desde la Junta no pueden negarles. "Es un drama", ha reconocido el consejero de Presidencia andaluz, quien cree que "esta cuestión hay que trabajarla en origen”, en alusión a la cooperación bilateral con el reino alauita.

La consejera matiza sus palabras

Tras la gran polémica suscitada por sus palabras, que provocaron la airada reacción de Vox, la consejera de Igualdad de la Junta, Rocío Ruiz, ha tratado de matizarlas durante un acto celebrado en Madrid: "En ese reparto, si se propone un reparto, lo que nosotros vamos a decir es que Andalucía no puede acoger más niños", en alusión a la cuota de menores migrantes por comunidades autónomas.

"Nosotros ya tenemos 3.000 niños, yo me imagino que para que haya equidad lo que tendrá que haber es un reparto", entre el resto de autonomías que "no tienen el problema de la migración infantil como tenemos en Andalucía", ha respondido a preguntas de los periodistas.

Una vez descartada la posibilidad de dimitir, como le exige Vox, la consejera ha explicado que Andalucía tiene "la obligación, por las leyes internacionales y nacionales" de defender a los menores que llegan a sus costas.

"No es un ofrecimiento a Ceuta, es que nosotros estamos atendiendo a los niños que llegan en pateras a nuestras costas y que, además, están llegando con muchísima más asiduidad con esta crisis migratoria", ha concluido.