Susana Díaz Pacheco es desde poco antes de las 14.00 horas de este miércoles nueva senadora andaluza por designación autonómica. Acompañará en tal condición no solo a sus compañeros de filas Miguel Ángel Vázquez y Marisa Bustinduy, sino también al gran patrón del centro-derecha andaluz, Javier Arenas, actualmente muy en segundo plano. La expresidenta gozará de despacho propio en la Cámara autonómica, al igual que el expresidente del PP-A.

El paso que aún no ha dado Díaz es dimitir de su escaño por Sevilla en el Parlamento de Andalucía. Fuentes socialistas consultadas por 'Vozpópuli' indican que tal decisión podría, incluso, retrasarse hasta septiembre. Se da la circunstancia de que, a día de hoy, la exlíder del PSOE-A continúa como presidenta del Grupo Parlamentario Socialista. Se trata del único cargo que el nuevo líder, Juan Espadas, aún no ha renovado.

La anécdota previa a la votación sobre Susana Díaz la ha protagonizado un roedor, concretamente una "rata pequeña", según testigos presenciales, que ha irrumpido en la Cámara parlamentaria por una de las puertas (todas permanecen abiertas como medidas anti-Covid). La presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, ha dado incluso un leve grito al ver al animal pasearse por el interior. Instantes después la sesión se ha suspendido durante varios minutos, hasta que se ha reanudado la votación en urna.

En relación con el nombramiento de Díaz en la Cámara Alta, el candidato a la presidencia de la Junta por el PSOE-A, Juan Espadas, llegó a anunciar que podrían asignarle unas responsabilidades específicas en el Senado que aún no han sido concretadas. Se trataría de la representación como portavoz en alguna comisión, o bien alguna portavocía adjunta.

Renuncia de Fernando López Gil

Para que Susana Diaz asuma su puesto como senadora autonómica ha sido necesaria la renuncia de su compañero de filas Fernando López Gil, adscrito a la provincia de Cádiz. Se trata de un reconocido 'susanista', que apoyó a la expresidenta de la Junta en las primarias que perdió frente a Espadas.

El PSOE andaluz ha tardado muy poco en buscarle un nuevo acomodo al senador cesante. Tal y como ha avanzado El Español, ha sido colocado en menos de 72 horas en el Ayuntamiento de San Fernando (Cádiz) como asesor de la Agenda 2030.

Nuevos nombramientos del PSOE en la Diputación Permanente del Parlamento

En el marco de esta sesión plenaria, la última junto con la de mañana jueves antes del verano, el Grupo Socialista en el Parlamento andaluz ha renovado a sus representantes en la Diputación Permanente, en la que se integran los nuevos portavoces designados tras la victoria de Juan Espadas en las primarias del PSOE-A para la candidatura a la Junta, y de la que salen la presidenta del grupo, Susana Díaz; el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, y el exportavoz parlamentario José Fiscal.

Se valida así la elección de nuevos miembros titulares y suplentes de la Diputación Permanente --el órgano que vela por los poderes de la Cámara cuando la institución no está reunida por vacaciones o por haber expirado el mandato parlamentario-- a propuesta de los grupos Socialista y Unidas Podemos por Andalucía.

Así, el Grupo Socialista ha propuesto la designación, como miembros titulares de la Diputación Permanente, de su nueva portavoz, Ángeles Férriz, y de los portavoces adjuntos Gerardo Sánchez y María Márquez, en sustitución de Susana Díaz, José Fiscal y Juan Cornejo.

De igual modo, como miembros suplentes de la Diputación Permanente, el Grupo Socialista ha propuesto la designación de sus parlamentarios Araceli Maese, Soledad Pérez, Jacinto Viedma, Mario Jiménez y Felipe López, en sustitución de los diputados Rosa Aguilar, Juan Pablo Durán, Manuel Jiménez Barrios, José Luis Ruiz Espejo y Rodrigo Sánchez Haro, informa Europa Press.

Por otro lado, el Pleno también ha aprobado la elección, a petición del grupo Unidas Podemos por Andalucía, de su diputada Carmen Barranco como miembro suplente de la Diputación Permanente en sustitución de la ahora parlamentaria no adscrita María del Carmen García Bueno, quien este mismo mes de julio acordó salirse del grupo antes denominado Adelante Andalucía en el marco de la crisis interna que se ha vivido esta legislatura al hilo de las expulsiones de nueve parlamentarios --incluida quien era la presidenta del grupo, Teresa Rodríguez--, a instancias de Podemos y con respaldo de IU por un supuesto caso de "transfuguismo" al haberse desvinculado de Podemos.