“No la recibo como se recibe una condecoración, una insignia, o un reconocimiento, sino como un abrazo de todos los andaluces". Con estas sentidas palabras ha cerrado su discurso el rey Felipe VI tras recibir en Sevilla la Medalla de Honor de Andalucía, otorgada por el presidente de la Junta, Juanma Moreno.

En el marco de un solemne acto celebrado en el Palacio de San Telmo, sede de la presidencia del Gobierno andaluz, conformado por Partido Popular y Ciudadanos, el monarca ha dicho que toma esta medalla "en prenda de ese cariño", que le ha demostrado siempre el pueblo andaluz.

Acompañado por la reina Letizia durante su visita a la capital hispalense, el jefe del Estado ha subrayado el "vínculo emocional forjado durante siglos" entre Andalucía y España "compartiendo ambas los principios y valores de la Constitución, que hacen posible nuestra convivencia en libertad".

Felipe VI, cuya abuela paterna era sevillana, ha dicho sentirse "como un andaluz más entre andaluces", al tiempo que ha elogiado la "cercanía, generosidad y calidez que recibimos en esta tierra", valores que –según ha dicho– "hace que me sienta como en casa".

Visitas de Felipe VI a Andalucía

Previamente, la organización del acto ha proyectado vídeos de distintas visitas del monarca a Andalucía, especialmente cuando era príncipe de Asturias, con especial hincapié durante la Expo 92, un evento que luego Felipe VI ha destacado sobre la "pujanza" de esta tierra de acogida.

El soberano ha hecho un recorrido por Andalucía, desde los tiempos de Tartessos hasta nuestros días, pasando por los emperadores romanos de la Bética y el siglo de Oro, además de grandes artistas de las letras y la cultura como García Lorca y Picasso. También se ha hecho eco del "esplendor andalusí", además de figuras "sefardíes como Aberroes y Maimónides". El acto también ha contado con la presencia de la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, además del expresidente de la Junta de Andalucía, José Rodríguez de la Borbolla y el alcalde de Sevilla Juan Espadas, entre otras autoridades.

"El vínculo emocional entre esta tierra y la Monarquía, forjado durante siglos, se refuerza aún más en nuestros días al compartir ambas, firmemente, los principios y los valores consagrados en la Constitución, que hacen posible nuestra convivencia democrática en libertad", ha expresado el sucesor de Juan Carlos I.

Felipe VI ha aprovechado para dar a conocer que el afecto que siente por todo lo andaluz "es compartido" por la Reina y por sus hijas. Según el Rey, Andalucía ha demostrado a lo largo de la historia su capacidad para afrontar y vencer las adversidades: "Andalucía es carácter, es ejemplo e inspiración para toda España" y por tales motivos, entre otros que ha glosado, esta comunidad debe afrontar su futuro "como vela y no como ancla".

Discurso del presidente de la Junta

Previamente, el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, ha dado lectura al decreto mediante el que se otorga esta novedosa medalla, que tendrá continuidad con nuevo destinatarios. Sus palabras se han producido después de que el presidente de la Junta, Juanma Moreno describiea al soberano como “el mayor garante de este gran proyecto de unidad y convivencia que es España”. Un "liderazgo" –ha elogiado Moreno– "basado en la ejemplaridad del Rey como un referente para todos los que nos dedicamos al servicio público".

Moreno Bonilla ha abogado por buscar "escenarios alejados del enfrentamiento" y por "una mayor fortaleza en estos momentos históricos", en clara alusión al contexto de la pandemia del coronavirus.

“Los andaluces nos sentimos cómodos en la armonía, tierra sabia que escucha a los demás, para dialogar y comprendernos. No somos ni mejores ni peores que nadie", ha defendido Moreno frente a lo que podría interpretarse, de forma subliminal, como un alegato de reivindicación propia frente a los nacionalismos insolidarios.

Moreno ha trasladado al Rey que en la medalla que se le ha entregado "van grabados nuestros mejores sentimientos, nuestra lealtad y gratitud en una búsqueda común de convivencia pacífica y de prosperidad".

El gobernante del PP ha mostrado su deseo de que Andalucía abandere, en compañía del Rey, "el avance sensato y firme de España y de Europa por la senda de la concordia y la fraternidad". Se trata, ha añadido, de "un proceso de construcción" en el que la figura del Rey juega "un papel fundamental, porque lo que Andalucía representa y aporta contribuye a crear una España mejor".