El debate político en Andalucía se centra en las últimas horas en una polémica abierta, entre el Partido Popular y el Partido Socialista, sobre la posible asignación de sueldos vitalicios para los expresidentes de la Junta como miembros permanentes del Consejo Consultivo. Se trata de un organismo dependiente de la administración autonómica del que ya es miembro el primer gobernante autonómico del PSOE-A, Rafael Escuredo. Los expresidentes Chaves y Griñán no podrían acogerse a tal retribución, en caso de aprobarse la Ley del Consejo Consultivo, si el Supremo ratifica sus condenas de inhabilitación para ejercer cargo público por el llamado 'caso ERE'.

Las reacciones y cruces de declaraciones –de todos los partidos con representación parlamentaria– se han producido a raíz de que el diario El País informara este martes acerca de la intención del Gobierno de coalición (PP-CS) para dar un retiro dorado a los expresidentes. Todo ello mediante una propuesta supuestamente impulsada por la Consejería de Presidencia, en manos de la formación política que comanda Juanma Moreno. Lo cierto es que el socio liberal de los populares ha asegurado este miércoles haberse enterado "por la prensa", según su portavoz adjunto, Fran Carrillo. Horas después la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, ha asegurado que su partido "frenó" el acuerdo entre PP y PSOE. Un auténtico enredo político.

Fuentes de la citada consejería han asegurado a Vozpópuli que hubo conversaciones "a propuesta" de la anterior dirección del Grupo Socialista, antes del desembarco de Espadas, por lo que interpretaron que Susana Díaz –como expresidenta– buscaba una salida laboral en el citado órgano, una especie de Consejo de Estado a la andaluza (con competencias similares) que asesora a ayuntamientos, en materia legal, así como a la propia administración autonómica.

Tras la información publicada, las fuentes citadas hablan de "filtración interesada" del actual PSOE de Espadas en el marco de lo que definen como un "ajuste de cuentas" con Susana Díaz y niegan que se avanzara en dichas conversaciones.

De hecho, el portavoz parlamentario del PP, José Antonio Nieto, ha calificado este miércoles, en rueda de prensa, como "filtración cobarde del PSOE" la versión que ha trascendido. Este diputado sostiene que ha mantenido conversaciones con cargos socialistas "desde el comienzo de la legislatura", a comienzos de Enero de 2019, por lo que circunscribe los contactos al núcleo duro que rodeaba a Susana Díaz en el grupo parlamentario, comandado por José Fiscal.

“Yo no conozco ninguna iniciativa del Gobierno [de la Junta] en esta materia, desde el PSOE se puso sobre la mesa esta situación, se trasladó la preocupación y se hizo hincapié en casos concretos",  ha dicho Nieto en alusión al menos a Escuredo, cuyo plazo máximo de permanencia en el Consultivo (diez años) está a punto de expirar y buscaría acomodo. Actualmente es consejero electivo, al igual que el resto de miembros, con una remuneración de 68.149 euros anuales.

La legislación actual contempla que un expresidente puede ser miembro del citado organismo, pero sólo con derecho al cobro de dietas y desplazamientos, al estar la sede en Granada. En el caso de Escuredo éste fue nombrado por decreto del expresidente Griñán, en 2014, para tener dedicación a tiempo completo y de forma exclusiva, con más de 5.000 euros brutos al mes. El PSOE ya intentó en 2005 reformar la citada ley para asignar pensiones vitalicias. Sin embargo, se encontró con la fuerte oposición del PP, que denunció lo que llamó "pensionazo".

Nieto ha añadido que le parece "muy mal" que desde el actual PSOE de Espadas "intenten responsabilizar al Gobierno sobre algo que ellos plantearon, en lugar dar la cara", ha denunciado el que fuera secretario de Estado de Interior con Zoido como ministro.

Uno de los aspectos que más llaman la atención, a tenor de los datos que han trascendido de la propuesta–borrador que el PSOE atribuye al PP, es que se propone retirar el tope de los 65 años de edad para estar en el Consultivo. Tal circunstancia, de aprobarse, beneficiaría a Escuredo y Borbolla, que sobrepasan tal edad.

Cs muestra su sorpresa y anuncia que no aceptará "chanchullos vitalicios"

El portavoz adjunto de Cs, Fran Carrillo, se ha mostrado sorprendido ante los periodistas por haber conocido "esta mañana por los periódicos" la posible asignación de sueldos vitalicios para expresidentes de la Junta.

"Con Ciudadanos en el Gobierno que no cuenten con nosotros para pagas ni chanchullos vitalicios, prebendas, ni corruptelas de ningún tipo", ha expuesto Carrillo con gran beligerancia hacia el PSOE: "nuestra ética está garantizada por escrito", ha añadido sobre los acuerdos firmados con el PP en Andalucía.

Horas después de estas declaraciones la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, también de Ciudadanos, ha desvelado en una entrevista en la SER que su partido "ha sido el freno" del acuerdo entre PP y PSOE para "situaciones como la que se puso de manifiesto ayer, por parte de algunos miembros del Gobierno", ha dicho en relación con su socio en el Ejecutivo, acerca de "la pensión vitalicia para expresidentes".

El portavoz de Vox, Manuel Gavira, también se ha mostrado en contra de dicha reforma legislativa, al igual que las portavoces de Unidas Podemos, Inmaculada Nieto y de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez.