"Nosotros tenemos claro que no vamos a apoyar al candidato del PSOE, porque como bien saben está imputado por prevaricación". Así se ha pronunciado este jueves el coordinador regional de Cs en Andalucía, Juan Marín, a su vez vicepresidente del Gobierno andaluz, a la hora de zanjar las críticas de la dirección nacional del PP hacia la formación de Arrimadas, al dejar la futura Alcaldía de Granada en manos del socialista Francisco Cuenca.

El 'número 2' de Juanma Moreno en la Junta ha recordado la legislación municipal sobre que si no hay un candidato elegido con mayoría absoluta, en primera votación, gobernará la lista más votada en la segunda, en este caso el PSOE (obtuvo diez ediles).

Además, ha descartado que Salvador se vaya a integrar en el futuro equipo de gobierno: "ha dado un paso a un lado y ahora se irá a la oposición", ha dejado claro Marín. El todavía primer edil granadino ha abogado, durante la rueda de prensa en la que ha anunciado su renuncia, por que gobierne la lista más votada, en alusión al PSOE, por lo que es verosímil su abstención y la del otro edil naranja.

Tendrán que "buscar sus apoyos"

En declaraciones a los periodistas, al término de una comisión en el Parlamento andaluz, el vicepresidente centrista ha sugerido que "el PSOE tendrá que buscar sus apoyos, y el Partido Popular los suyos", ha dicho en último término sobre el antiguo socio de gobierno de Cs en Granada, al que ha acusado de "crear este problema" de ingobernabilidad.

Marín ha cerrado filas con el todavía alcalde de su partido, Luis Salvador, cuyo gesto ha elogiado: "Luis ha intentado conformar gobierno, la gobernabilidad del Ayuntamiento de Granada, después de que el PP decidiera unilateralmente abandonar, creando una situación de inestabilidad que ellos tendrán que explicar el por qué", ha apelado a los conservadores.

Tras calificar de "honesto" el comportamiento de Salvador, Marín ha emplazado a su partido a "esperar a que se convoque el pleno y ver quiénes son los candidatos, si es que hay alguno". Lo cierto es que el PP ya ha anunciado que presentará un alcaldable.

"Los que se marcharon y crearon la intestabilidad fueron los miembros del Grupo Popular de Granada", ha proseguido Marín poco antes de desvelar que "ayer a última hora", por este miércoles, "hubo una reunión con ellos y Luis [Salvador] intentó convencerles de que volvieran al gobierno, haciendo los cambios que hubiera que realizar y decidieron que no", en alusión a los ediles del PP.

El vicepresidente de la Junta considera que "se trata de decisiones políticas de los partidos o los grupos, que nada tienen que ver con los acuerdos de gobernabilidad que tenemos firmados en muchos otros lugares y mucho menos en el Gobierno andaluz", ha respondido al ser preguntado sobre si la crisis de Granada podía afectar al pacto PP-Cs en la Junta: "estas cuestiones no afectan absolutamente para nada", ha zanjado.

No obstante, ha reconocido que se trata de "cuestiones incómodas" que, a su juicio, habría que resolver "a través del sentido común, la sensatez y el diálogo" entre los partidos políticos implicados en el caso de Granada.

Críticas dirigidas a Hervías

Al ser preguntado sobre si veía la mano del exsecretario de Organización de Cs Fran Hervías, ahora afiliado al PP, detrás de todos los movimientos de Granada, Marín ha respondido lo siguiente: "la he visto desde que empezó todo esto, no solamente en Granada, sino también en Jaén, en Mijas (Málaga) y otros muchos lugares".

A juicio del líder naranja en Andalucía, "esta persona sigue ahí, intentando hacer daño a un partido político al que no sé si perteneció o, sencillamente, utilizó", ha concluido Marín en alusión a Hervías, a quien no ha citado por su nombre en ningún momento.