"Una persona que no sea de ordeno y mando, ni que a todo el que no es vasallo lo termina humillando". Estas han sido algunas de las duras críticas, dirigidas a Susana Díaz, que el alcalde de Dos Hermanas (Sevilla), Francisco Toscano, reconocido sanchista, ha expresado este domingo sobre la secretaria general del PSOE de Andalucía a la hora de ensalzar la figura de su rival Juan Espadas. Las descalificaciones, novedosas en cuanto a su elevado tono desde que se abrió este proceso de primarias por la candidatura socialista a la Junta de Andalucía, han tenido lugar durante el primer acto oficial de arranque de campaña, celebrado en el citado municipio.

Espadas ha tomado la palabra tras Toscano, después de que el reconocido adversario de la expresidenta de la Junta caldeara sobremanera el ambiente y dijera, también, que Díaz "tenía que estar en este proyecto y no en el yoísmo suyo".

La elección de este municipio para arrancar campaña no ha sido casual, por parte de Espadas. Fue en Dos Hermanas donde Pedro Sánchez, en enero de 2017, comenzó su campaña de primarias para reconquistar la secretaría general del PSOE, una vez destronado meses antes en el marco de aquel convulso comité federal. Fue el cónclave socialista en el que Susana Díaz tomó las riendas de Ferraz, al pilotar con los suyos una Gestora.

Aunque el alcalde de Sevilla ha sido bastante más moderado que su 'telonero', los mensajes críticos a su rival femenina han sido constantes, sin citar a Susana Díaz por su nombre en ningún momento. Quizás, lo más relevante del discurso de Espadas, a la hora de tratar de explicar las causas de haber perdido el PSOE-A la Junta en 2018, ha sido situar "el comienzo de una derrota" y "desconexión" con el electorado socialista andaluz en "el 1 de octubre" de 2017. Se trata de la fecha de la tormentosa salida de Ferraz, como secretario general, del actual presidente del Gobierno.

Espadas, antiguo y reconocido susanista frente a Sánchez en las primarias nacionales, se ha incluido a sí mismo en la autocrítica al tratar de explicar a los suyos las causas de por qué los socialistas salieron del Ejecutivo autonómico tras casi cuarenta años: "No supimos hacer bien aquel proceso de primarias", ha lamentado ante unos 500 asistentes que llenaban la céntrica plaza de El Arenal.

500 personas han asistido al mitin de Espadas en Dos Hermanas (Sevilla).

Recuperar a los votantes del PSOE

Otro de los ejes sobre los que han girado sus explicaciones acerca de la pérdida de la Junta –en otro claro mensaje dirigido a Díaz– ha pivotado en torno a una serie de colectivos antaño muy críticos con la expresidenta, como lo sanitarios, o los docentes: "El cambio empieza con sentarse con ellos, volver a escuchar a los que nos criticaban, a los que se ponían una camiseta para protestar", en alusión a los profesores.

También ha incluido Espadas a "los sindicatos" entre las organizaciones cuyos votos el PSOE andaluz necesita recuperar. Lo ha hecho sin referirse a los cerca de 500.000 votantes socialistas que optaron por la abstención, en diciembre de 2018, y se quedaron en sus casas. Luego, en generales, sí salieron a depositar la papeleta de Pedro Sánchez en las urnas andaluzas.

Espadas ha insistido en recuperar a esos electores que en los últimos años han criticado al PSOE pese a haberles votado anteriormente

Para el candidato a la Junta se trata, en definitiva, de "volver a poner nuestro proyecto al alcance de todos aquellos que nos criticaban y nos decían que en la vez anterior nos habían votado", en alusión a las elecciones autonómicas de 2015 que posibilitaron que Susana Díaz fuera presidenta.

"Si trasladamos el mismo proyecto de 2018 el resultado no será el buscado, porque el votante le pide al PSOE un cambio para hacer frente a una derecha que concentra cada vez más su voto, porque se ha radicalizado al necesitar el voto de la ultra derecha", ha argumentado sobre la alianza de PP y Cs con su hasta ahora socio parlamentario, Vox.

Elogios al Gobierno de Sánchez

Por mucho que Espadas pretenda desligarse de la etiqueta de "candidato de Ferraz", que le perseguirá durante toda esta campaña hasta que se abran las urnas el 13 de junio, este domingo ha quedado evidenciado que su proyecto está unido de forma clara al que representa Sánchez en Moncloa. Todo ello si se tienen en cuenta los elogios derrochados hacia sus políticas gubernamentales, tanto por Toscano como por el propio alcalde de Sevilla, pero sin hacer alusión alguna a los indultos de los presos independentistas catalanes.

"Debemos defender el Gobierno de progreso en el peor momento de la historia, sin fisuras", ha expuesto Espadas para referirse a la coalición con Unidas Podemos. A continuación, para reforzar su apoyo a Sánchez, ha dicho que "el PSOE de Andalucía es el alma que el PSOE necesita", para ser un partido "fuerte".

Por último, de nuevo en dirección a Susana Díaz, Espadas ha dicho con sorna, después de "escuchar a un compañero, o compañera que habla de mandos a distancias" que, a su juicio, "el problema no es el mando a distancia, sino que no sintonizamos con la audiencia". Por tanto, la solución de quien aspira a a presidir la Junta es que " si la audiencia no pone interés", en clara referencia a los votantes socialistas andaluces, "tenemos que cambiar el programa, o al presentador o presentadora", ha zanjado.

La reacción de Juan Espadas se produce después de que este sábado, en Mijas, Díaz asegurara en un acto que "es muy difícil teledirigirme a mí con un mando a distancia". Un claro mensaje sobre el padrinazgo que ejerce Sánchez sobre el que ella llama "el candidato de Madrid".

El cierre de la intervención del máximo rival de Díaz en Dos Hermanas se ha producido con un llamamiento a "liderar un proyecto colectivo, no personalista", así como en la "necesidad" de contar con los "municipalistas" (concejales y alcaldes), además de "los jóvenes". En el marco de un horizonte de gobiernos socialistas en la Junta de Andalucía para "los próximos quince años", ha concluido Espadas.