Ciudadanos ha decidido este martes que su alcalde en Granada, Luis Salvador, gobierne en solitario -al menos "temporalmente"- en esta ciudad andaluza tras conocer que el PP rompe el pacto de gobierno en el consistorio y a pesar de que sus apoyos se limitan a dos de los 27 concejales, según supo Vozpópuli de fuentes de la dirección nacional y del Ayuntamiento nazarí.

La formación de Inés Arrimadas cuenta con cuatro concejales en la capital nazarí. Sin embargo, dos de ellos también dejarán su cargo en el gobierno municipal. Son el edil de Turismo, Comercio, Empleo y Emprendimiento, Manuel Olivares, y la responsable de Cultura, Lucía Garrido. Así, Salvador se mantendría en el Gobierno municipal con el único apoyo de José Antonio Huertas, concejal de Economía.

El propio Salvador tiene previsto comparecer ante los medios de comunicación a las 12:30 horas para informar de su decisión de seguir como alcalde. La dirección nacional de Ciudadanos apoya la decisión a sabiendas de la extrema debilidad en la que se encuentra. El alcalde mantiene un enfrentamiento abierto con Olivares y Garrido, mientras que las encuestas vaticinan que su partido no conseguirá representación en el ayuntamiento dentro de dos años.

Sin embargo, el Partido Popular de Andalucía (PP-A) no ha logrado encontrar un candidato para la alcaldía de Granada tras el portazo de su hasta ahora líder local, Sebastián Pérez, con quien Salvador pactó turnarse el bastón de mando a los dos años de gobierno; de ahí riesgo de que el consistorio granadino caiga en consecuencia en manos del PSOE-A.

Las direcciones del PP tanto en Granada como en Andalucía pretenden que haya un alcalde 'popular' y que este sea Luis González, el siguiente en la lista tras la salida de Sebastián Pérez. Sin embargo, Pérez -que mantiene su acta pese a haber abandonado el PP tras tres décadas- ha condicionado su voto a que el regidor sea el también 'popular' Francisco Fuentes.

Tanto en Génova como en el Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia andaluza, han saltado las alarmas ante la posibilidad de que los socialistas presenten una moción de censura, si bien Pérez se inclina por apoyar a alguien del PP de su agrado antes que darle el bastón de mando al socialista Francisco Cuenca. Eso sí, el tiempo corre. "Espero que el PP tenga sentido común. O encuentran los 14 votos o los encuentro yo", avisó el que fuera candidato 'popular' para Granada en 2019 y que ahora se ha ido al grupo de los no adscritos.

En el supuesto de que se produzca la dimisión de Salvador o se presente una moción de censura, el pleno del Ayuntamiento de Granada deberá celebrar un pleno de investidura. Sin una agrupación mayoritaria de fuerzas, la posibilidad de que gobierne la lista más votada -el PSOE- es una de las probables, según coinciden diversas fuentes del Consistorio.

Los dos pactos de Granada

Teodoro García Egea y Fran Hervías pactaron en junio de 2019, en nombre del PP y Ciudadanos, que la formación naranja se quedase con la alcaldía de Granada toda la legislatura a cambio del apoyo de Cs al PP en la Diputación de Málaga, si bien nunca se ha conocido ese documento escrito.

Pero en las horas previas a la votación hubo un pacto verbal entre Salvador y Pérez, el llamado 'dos más dos', por el cual el primero ocuparía el cargo durante los dos primeros años y el segundo se quedaría con el resto de la legislatura. Hay testigos de ambos partidos que atestiguan que hubo un apretón de manos entre Salvador y Pérez para sellar ese acuerdo, pero Salvador nunca lo ha aceptado.