El grupo parlamentario de Ciudadanos en el Parlamento de Andalucía procederá esta tarde en una reunión interna a importantes cambios internos por decisión de Juan Marín. Así, Sergio Romero solicitó salir la portavocía y su puesto será ocupado por Teresa Pardo, según adelantan fuentes de la formación naranja a Vozpópuli.

Romero pasará a ocupar el cargo de vicepresidente tercero de la Mesa del Parlamento en sustitución de Julio Díaz, quien sustituirá a Carrillo como portavoz adjunto. Además, Enrique Moreno se colocará al frente de la Secretaría General del grupo, cargo que ocupaba la citada Pardo.

El hasta ahora portavoz trasladó hace unos meses a Marín que quería dejar el cargo por discrepancias con algunas de las decisiones políticas que se adoptaron en el grupo parlamentario naranja, subrayan las citadas fuentes. Por ejemplo, la defensa que hizo el vicepresidente andaluz de los acuerdos de Cs con el PSOE en ayuntamientos de la región coincidiendo con la llegada de Juan Espadas a la dirección socialista andaluza.

Finalmente, la secretaria general de Ciudadanos, Marina Bravo, le comunicó hace unos días que la dirección nacional aceptaba su paso a la Mesa. El propio Romero aclaró en las redes que su relevo no se trata de una destitución. "Hace meses que tomé la decisión de dejar mi cargo de portavoz y formar parte de la Mesa del Parlamento", subrayó.

Las citadas fuentes achacan a Marín una serie de "injerencias" en los últimos meses que han llevado, por ejemplo, a que hace unas semanas dimitiese la secretaria de Acción Institucional de Ciudadanos Andalucía, Mónica Moreno, quien arrastró en su marcha a seis de los ocho delegados provinciales de esta área.

Carrillo, azote del PSOE

Quien sí ha sido cesado de forma repentina como portavoz adjunto ha sido Fran Carrillo a iniciativa de Marín y con el beneplácito de la dirección nacional que preside Inés Arrimadas, en lo que las citadas fuentes consideran que se trata de una "purga". Tanto Romero como Carrillo se han caracterizado estos últimos años por sus duras intervenciones contra el Gobierno central de Pedro Sánchez y el PSOE, en especial el segundo. En su momento fueron diputados próximos a Fran Hervías, si bien no se alinearon con la marcha de este último al PP.

Las citadas fuentes constatan que algunos los perfiles de los diputados entrantes en puestos de la dirección del grupo son más progresistas. Por ejemplo, Díaz es diputado por Huelva y estuvo vinculado al PSOE durante muchos años. Moreno es diputado por Jaén e hijo del alcalde de Porcuna, quien fue uno de los artífices de que Ciudadanos se mantuviese junto al PSOE en la capital de provincia tras la reciente crisis de los naranjas en el ayuntamiento.

La decisión de Marín puede tensionar el grupo parlamentario y en último término, provocar la ruptura del mismo, advierten las citadas fuentes. Carrillo cuenta con una aliada dentro del grupo parlamentario, la diputada por Cádiz Ángela Rodríguez.

Marín, sin rivales en Cs Andalucía

Vozpópuli ya adelantó a principios de julio que el líder de Ciudadanos en Andalucía no tendrá rivales de peso en las primarias internas para las futuras elecciones andaluzas ya que la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, Rocío Ruiz, ha comunicado a sus más allegados que desiste en su idea de presentarse a las mismas.

Ruiz sorprendió a primeros de junio cuando reabrió el melón de las primarias naranjas en Andalucía al sugerir su candidatura cuando toque celebrarlas. Con un "no lo descarto", la que ha sido rival de Marín dentro de la Junta de Andalucía se metió de lleno en un proceso interno en el que pidió "darle voz a los afiliados".

Sus palabras se produjeron 48 después después de que Inés Arrimadas se reuniera con todo el grupo parlamentario al que Ruiz pertenece como diputada autonómica por Huelva, lo que desató todo tipo de especulaciones. De dicha reunión ya había trascendido que el consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda, había pedido unidad y cierre de filas en torno al liderazgo de Marín como futuro candidato.

La consejera es la figura más criticada por Vox en el Ejecutivo andaluz y está también vinculada al ala más progresista de Cs en Andalucía, si bien se ha enfrentado personalmente a Marín desde hace muchos meses, sobre todo desde que Juan Manuel Moreno Bonilla frenó su destitución a manos del vicepresidente.