Ciudadanos ha anunciado el inicio de los trámites internos para la expulsión del exalcalde de Granada, Luis Salvador, y del edil que le ha sido fiel en las últimas semanas, José Antonio Huertas, por apoyar la investidura del nuevo regidor de la ciudad nazarí, el socialista Francisco Cuenca.

Vozpópuli ya avanzó este martes que Ciudadanos había perdido el control de su exalcalde, tras constatar que este último había dejado de contestar a los mensajes y las llamadas telefónicas que miembros de la dirección nacional le estaban haciendo llegar en los últimos días

La secretaria general de la formación naranja, Marina Bravo, ha sido la encargada de anunciar en las redes este paso. "Desde la dirección desautorizamos el voto de los ediles que han desobedecido, apoyando al candidato del PSOE, e iniciamos ya trámites para su expulsión".

La salida del partido de Salvador y Huertas, una vez que se cierre el expediente disciplinario de expulsión, conlleva que Ciudadanos se quede sin grupo municipal en la Alcaldía de Granada pues en junio ya perdió a dos de sus cuatro concejales -Manuel Olivares y Lucía Garrido-, quienes pasaron al grupo de los no adscritos.

El partido de Inés Arrimadas quería, y así se lo transmitieron sin éxito Edmundo Bal y Juan Marín a Salvador y Huertas, que los dos concejales naranjas votasen al representante de Ciudadanos que ellos decidieran para así cumplir con el acuerdo suscrito con el PP hace dos años. Pero el sentido del voto de ambos ediles naranjas fue al candidato del PSOE.

Sin embargo, Salvador llevaba varios días dejando claro en los medios de comunicación que apoyaría al candidato que presentase el PSOE para así dar estabilidad al consistorio granadino en lo que queda de legislatura. Esta determinación por parte del alcalde hasta hace unos días llevó a Ciudadanos a dar por hecho que el exregidor ya había cerrado un pacto con los socialistas.

Salvador estuvo 17 años afiliado en el PSOE antes de pasar a las filas de Ciudadanos y llegó a ser senador socialista durante siete años, de 2004 a 2011. Es decir, durante toda la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero en el poder.