La ANC pone a los Mossos d'Esquadra en el punto de mira. Después de noches de disturbios en las calles de Barcelona, donde se prendió fuego a un furgón de la Guardia Urbana de Barcelona con un policía dentro, la entidad separatista ha lanzado un número de teléfono gratuito para dar asistencia a las víctimas de la "violencia policial".

Junto a la Sectorial de Psicología de la asociación, han activado un servicio teléfono para dar apoyo psicológico tanto para las personas que "han sufrido" la intervención del Cuerpo de policía autonómico así como "represión judicial", en referencia a los casos que la justicia tiene abierto contra protestantes independentistas.

La asociación presidida por Elisenda Paluzie ha incrementado su presión sobre los principales partidos independentistas tras las elecciones del 14 de febrero. Como informó Vozpópuli, convocaron una manifestación el pasado domingo 28 de febrero por las calles de Barcelona para llamar a la conformación de un Gobierno catalán solo "independentista".

A la práctica, se trataba de una estrategia para influir en ERC, puesto que es el único partido del espacio independentista que se ha mostrado partidario de ampliar las alianzas incorporando a los comuns en la ecuación.

La CUP, contra los antidisturbios

La ANC considera que haber superado por primera vez "el 50% de los votos" en unos comicios debe traducirse en acciones concretas para avanzar hacia la hoja de ruta independentista. Y con esta nueva campaña se posicionan vuelven a poner a la policía bajo la lupa. En concreto, a las unidades de antidisturbios.

En paralelo, ERC, Junts y CUP han acordado implementar un "modelo más democrático" de policía, para que los agentes se ciñen al protocolo de seguridad y no se produzcan actuaciones desproporcionadas. La formación anticapitalista, que tiene la llave de la gobernabilidad, es la que más empuja para erradicar las unidades de antidisturbios (BRIMO y ARRO) así como las balas de foam. En esta nuevo dilema entre partidos, ahora la ANC toma partido señalando a la policía.