La diputada por Barcelona y portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, ha hecho público su malestar por el cese hace unos días de Gabriel Elorriaga, colaborador y asesor parlamentario de la formación y persona de máxima confianza de la 'popular'.

En una entrevista que publica este domingo el diario El País, la diputada del PP asegura que con la expulsión se ha producido una "invasión de competencias sobre la que habrá que conversar". "Las tensiones entre el grupo parlamentario y el partido son un clásico. Es natural que haya diferencias, pero creo que también debe haber un respeto a la autonomía nacida de la confianza", señala Álvarez de Toledo. 

Elorriaga fue cesado como jefe de la asesoría jurídica del grupo en el Congreso esta pasada semana. Hace tan solo unas semanas, el 21 de julio, el veterano político pasó a ocupar el escaño que dejaba la exministra Isabel García Tejerina. Patrono de la FAES, ocupó diferentes cargos durante los Gobiernos de José María Aznar. Álvarez de Toledo fue quien decidió, cuando asumió la portavocía del PP, situarlo en su equipo.

"Perfectamente acostumbrada" a que se discuta sobre ella

Preguntada por las especulaciones sobre un posible sustituto que la releve en el puesto, la portavoz de los populares asegura estar "perfectamente acostumbrada" a que haya una discusión sobre ella. "Empezó incluso antes de que fuera nombrada, y no me afecta en lo más mínimo", apunta en la entrevista antes de añadir que su cargo está "siempre" a disposición de Casado. 

Álvarez de Toledo apenas ha tenido presencia mediática en las últimas semanas. No estuvo en las campañas electorales del País Vasco y Galicia. En concreto, fue la única de las portavoces de los grandes partidos que no estuvo en mítines gallegos. Son conocidas sus discrepancias con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez-Feijóo, quien intentó convencer a Casado para que no la eligiera como 'número dos' en la Cámara Baja.